No hay nada mejor que una buena sesión de #Cine con nuestra pareja una vez a la semana, ya sea en las grandes salas o en el sofá de nuestra casa. Un estudio realizado en la Universidad de Rochester llego a comprobado que aquellos que mantienen este tipo de sanas costumbres, tienden a prosperar en sus relaciones, volviéndolas más estables y duraderas.

Concretamente, Ronald Rogge, profesor de asociado de psicología en la Universidad de Rochester, ve en este hábito un efectivo ejercicio de autoayuda que puede abrir nuevas posibilidades para fomentar los lazos conyugales. El profesor defiende que podrían reducirse las rupturas a la mitad, en tanto que las personas pueden discutir calmadamente de problemas en su relación cuando estos son similares a los de los personajes que aparecen en las historias que narran las cintas.

Anuncios
Anuncios

No es necesario recurrir directamente a las clásicas comedias románticas, hoy día es muy normal que cualquier historia cuente con un aliciente de amor al que se le reserva un tercio de la grabación. De hecho, cuando los problemas de pareja son resueltos en ellas, puede generarse un curioso placebo psicológico en quienes lo están visionando, así como buscar la rápida solución ante el surgimiento de una situación análoga en algún momento de la relación.

Tampoco olvidemos la importancia de la comunicación en una pareja. Una historia con buen argumento puede ser la excusa perfecta para mantener una conversación fluida cuando haya terminado. Las comedias como La vida de Brian, Los padres de ella o Resacón en las Vegas también son una muy buena idea, ¡nada más sano que reírse a carcajadas una tarde de sábado!

En conclusión, si está atravesando una mala racha en su vida amorosa, antes de ponerle fin o acudir a un caro asesor matrimonial, sorprenda a su pareja con su película favorita acompañada de una buena ración de palomitas.

Anuncios

Si la cosa está muy torcida, regálele dos entradas para el cine, no se negará, y pase lo que pase, siempre recordará aquel último detalle...