Es sabido que los hombres tienden a mostrar menos atención a una conversación que las mujeres, y que son menos habladores que ellas. Ahora, los últimos estudios sociales apuntan que el sexo masculino presta más atención a sus parejas durante poco más de cinco minutos (de media).

Tomando una muestra de dos millares de varones, más de la mitad de los mismos reconoció que no le era nada fácil escuchar a sus parejas, según datos del Daily Mail de Londres, y fueron los peores temas de conversación hablar de terceras personas desconocidas que no les suscitan el más mínimo interés.

Buenos ejemplos de los temas que aburren a los hombres son los compañeros de trabajo, los famosos o estrellas de cine, la moda, las relaciones amorosas con las que no se identifican, los trending topics, lo que dice el horóscopo o la dieta.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, cuando se encuentran entre amigos, los temas de conversación suelen ir encaminados hacia los deportes, el sexo o el cine (entendido como películas o sagas, dejando a los actores en segundo plano). En estos casos, las conversaciones se vuelven más fluidas, alcanzando los más de 15 minutos de escucha.

La antropología refuerza estos estudios, en tanto que los hombres son más propensos a competir entre ellos desde la más tierna infancia, siendo este uno de los motivos que los impulsan a practicar deportes como el fútbol, que además recrea con sus goles la sensación de dar en el blanco, propia de la caza primitiva de la que ellos se encaraban habitualmente.

Las mujeres, por su parte, han visto más desarrolladas sus habilidades sociales que las conducen hacia la forja de amistades y grupos sociales en los que se integran de un modo más horizontal que ellos, fomentando el compañerismo que pese a las eventuales competencias que pueden darse, evitan ciertos conflictos sociales propios de la masculinidad.

Anuncios

Si es hombre, trate de ponerse en el lugar de ella; si es mujer, haga el esfuerzo de pensar como él. Somos diferentes, es natural que nos gusten temas diferentes.