La infidelidad sigue siendo la gran preocupación de las parejas en todo el mundo. Aunque esta afecta de distinta manera a cada sujeto, lo cierto es que el seamos hombres o mujeres, determina algunos patrones curiosos en relación a este asunto.

Según asegura un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Chapman en California, Estados Unidos, nuestro género podría ser determinante para vernos afectados de una manera u otra a la hora de afrontar una infidelidad.

Tal y como revela este informe que ha sido publicado en la revista 'Archives of Sexual Behavior', al hombre le preocupa más que su pareja le sea infiel sexualmente, mientras que al género femenino lo que más pavor le da es que su pareja le sea infiel sentimentalmente.

Anuncios
Anuncios

En el estudio, en el que han participado alrededor de 65.000 personas de entre 18 y 65 años con una media de 30, se proporcionó una encuesta destinada a conocer las reacciones de género en función de la presentación de según qué situaciones. En este estudio se planteaban tres grandes bloques de análisis: La infidelidad manifiesta, la infidelidad carnal y la infidelidad sentimental.

Los resultados, para sorpresa de muchos, revelaron que los hombres temen más una infidelidad física de sus parejas (54% por el 35% de las mujeres) y las mujeres temen más que la infidelidad sea de carácter sentimental (65% en mujeres y 46% en hombres).

Un dato interesante que aporta este estudio es que el género es determinante para afrontar una infidelidad de una manera u otra, dado que las parejas bisexuales y homosexuales no mostraron diferencias de patrón en relación a la que mostraron las personas heterosexuales.

Anuncios

David Frederick, jefe de este estudio, expresó al respecto del trabajo que poco tienen que ver los factores socioeconómicos o culturales las personas, así como el historial de infidelidades, el tipo de relación, o la duración de las relaciones. Sin embargo sí que se mostró relevante el factor de la edad, siendo los más jóvenes los que mostraron un mayor enfado ante la infidelidad.