De momento este efecto medioambiental nos acompañará hasta el jueves. El anticiclón que se halla en nuestra península desde hace semanas, hace más difícil que la polución se disperse. La situación se agrava al unir la contaminación de fábricas con la cantidad de polución que desprenden los más de un millón de coches que circulan por la capital. La capa es tan densa, que es perceptible para el ojo humano.

Cubre toda la atmósfera madrileña de suciedad y humedad en una masa grisácea que parece cerrar lo que hay más allá de ella. Los cambios climáticos, que comenzarán a darse el martes, pero serán más efectivos el jueves, harán que dicha masa comience a moverse y vaya poco a poco diluyéndose. No será del todo, pues la verdad es que nos rodea demasiada polución, pero si traerá una mejoría al ambiente cargado en estos momentos en exceso.

Ante este nuevo e inmediato cambio climatológico, no ha sido necesario activar la prealerta de contaminación a la población. No ha sido así en Barcelona, que ante la situación que atraviesan, el Consistorio ha decidido bajar el límite de velocidad en las entradas a la ciudad, a los vehículos, para reducir las emisiones de contaminación de estos y, así, no perjudicar más la situación.

En estos días, Ana Botella, con el Ayuntamiento de Madrid, está estudiando un nuevo protocolo para reforzar las medidas de paralización de residuos, intentando así que el hecho por el que estamos pasando, y que ya hemos tenido otras veces, no se repita en un futuro.

Anuncios
Anuncios

Estas medidas entrarán en vigor próximamente, afirma el portavoz del Área de Medio Ambiente.

Por otro lado, los ecologistas denuncian, que sí hemos estado en un punto de contaminación, en el que se debería haber informado a la población, con la esperanza de haber podido ayudar a su dispersión cada uno con nuestra colaboración. Podríamos haber evitado sacar el coche tan a menudo, por ejemplo. Insisten, en que nuestro país debería imitar a otras ciudades europeas, como París y Milán, que tienen introducidas unas normas de limitación efectivas en el uso del coche. De momento, y hasta nuevos cambios, deberemos esperar al jueves que llegué un cambio en el tiempo, y las normas, imagino, tardarán bastante más.