No deja de ser paradójico que el país que lloró la muerte de Bob Marley, acaecida, probablemente por un consumo excesivo de marihuana, en estos días se esté planteando legalizar el uso medicinal de esta planta. Esta paradoja, sin duda, ejemplariza la diferencia que existe entre el uso y el abuso de una determinada sustancia.

Parecen existir evidencias científicas de que la marihuana, en dosis adecuadas, puede ser de utilidad para tratar, en cierta medida, enfermedades como el glaucoma, el cáncer o el SIDA. Además, las propiedades antinflamatorias y analgésicas de los cannabinoides, principios activos de la marihuana, las hace aconsejables para el tratamiento de la artritis, el reumatismo y otras enfermedades de naturaleza inflamatoria.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, aunque no dudaremos del carácter compasivo del gobierno jamaicano, parece ser que los fines que mueven esta legalización son más bien de carácter económico, ya que la isla pretende sacar tajada de las futuras oportunidades que ofrecerá el negocio de la marihuana medicinal. En el caso de aprobarse, Jamaica se uniría a Uruguay y a 24 estados de los Estados Unidos en la despenalización de la marihuana y, como principal productor, generaría un negocio, cuya fiscalización, garantizaría cientos de millones de dólares al año que permitirían el desarrollo económico de este país caribeño.

Sin embargo, el debate sigue en el aire. Los estudios sobre los beneficios terapéuticos de este producto tabú todavía son escasos y tanto políticos como científicos no consiguen ponerse de acuerdo sobre los beneficios y las repercusiones globales que tendría una despenalización del uso de esta droga.

Anuncios

Relativo a esta cuestión, mientras tanto hemos sabido que la imagen de Bob Marley patrocinará una serie de productos derivados del cannabis bajo la marca "Marley Natural". ¡Que curioso! Aunque seguro que Bob, acérrimo defensor de la liberalización del uso del cannabis, apoyaría esta medida, no se si este será el primer caso de la historia en que la victima se convierte en el máximo promotor de su verdugo. #Drogas #Famosos