Isabel Preysler comienza el año con nuevos proyectos que sin duda le ayudarán mucho a superar la pérdida de Miguel Boyer, fallecido hace sólo unos meses. Isabel lanzará el próximo mes de febrero su propia línea de cremas. Todas hemos visto a lo largo de los años cómo Isabel aparecía siempre radiante en los actos a los que era invitada. Más de una se ha preguntado por las cremas que usaba para tener siempre tan buen aspecto. Desde el próximo mes podremos conseguir en las tiendas My Cream, la línea de cosméticos que Isabel va a lanzar. Crema hidratante, sérum, contorno de ojos…serán los productos que vamos a poder comprar. Seguro que serán todo un éxito porque todo lo que promociona tiene mucho tirón.

Anuncios
Anuncios

Bombones, cremas, azulejos…no hay ningún producto que se le resista. ¿Conseguiremos que nuestra piel tenga la misma luminosidad que la de ella?

Muchos piensan que va a abandonar la promoción de los famosos azulejos de los que es imagen desde hace ya varios años. Nada más lejos de la realidad. Isabel continuará llevando el glamour y la elegancia a todo acto que organice la famosa marca. 63 años tiene ya esta mujer y continúa al pie del cañón con una educación y un saber estar que no ha perdido en ningún momento.

Mucho tiempo ha pasado desde que una desconocida joven filipina se colaba en nuestras portadas y en la televisión por su matrimonio con el cantante Julio Iglesias. De esta relación nacieron 3 hijos: Chabeli, Julio José y Enrique. El matrimonio no fue un camino de rosas y a primeros de los 80 se divorcian.

Anuncios

Pero Isabel pronto superará este episodio y se casará con el Marqués de Griñón con el que tuvo a su hija Tamara. La suerte tampoco estuvo de su parte con este matrimonio y acabó en divorcio. Pero lejos de hundirse, Isabel salió adelante y en su camino se cruzó Miguel Boyer. Con él tuvo a su última hija, Ana y sólo les separó la muerte del ex ministro el año pasado. Esperamos que el lanzamiento de la línea de belleza y otros proyectos le devuelvan pronto la sonrisa a la que tanto nos tiene acostumbrados.