En numerosas ocasiones hemos recibido el clásico consejo de Nunca te cases, frecuentemente enunciado por hombres cuyo matrimonio, de hecho cuenta ya más de una década, ¿hasta qué punto lleva razón en esta afirmación que parece partir de la experiencia?

Según los últimos estudios, los científicos sociales corroboran que las parejas casadas gozan de una vida más feliz, ¿pero es esta felicidad fruto del matrimonio o el matrimonio fruto de la felicidad?

Como dato curioso, este tipo de uniones son bastante comunes entre la población de clase alta y media-alta, sin embargo, aquellas que viven rozando el umbral de la pobreza son a quienes más beneficios reporta este tipo de uniones (entendidas en sentido amplio, tanto religioso como legal).

Anuncios
Anuncios

Algunos expertos señalan que tener cónyuge contribuye a amortiguar los momentos más difíciles en la vida adulta, como son las dificultades económicas, el paro o la muerte de un familiar, además del rechazo de compañeros de ciertos grupos sociales en los que cada sujeto aspira a entrar.

Por otro lado, el dato más destacado de este nuevo estudio señala que la clave para un matrimonio de éxito es que la pareja y el mejor amigo sean la misma persona, llegando a ser este tipo de relaciones el doble de satisfactorias y gratificantes para ambos (y más especialmente, para la mujer).

Por ello, podemos concluir que en numerosas ocasiones, lo que realmente reporta una relación amorosa es más un amigo 24 horas que un amante 24 horas. El ser humano es un animal sociable por naturaleza, y la falta de afecto puede desembocar en depresión y otros males que algo como el cariño de la pareja y amigos puede evitar o paliar mucho mejor que las visitas reiteradas al psiquiatra.

Anuncios

De hecho, muchos expertos aconsejan como terapia a quienes han perdido a sus parejas, considerar tener un animal de compañía (sobre todo un perro), a fin de tratar de suplir esta falta de compañía que todos requerimos.

George Clooney dice en Up in the Air: “todos necesitamos un copiloto”.