Ya comentamos que las #Redes Sociales, según ciertos estudios sociales, benefician a la pareja, especialmente de cara a la expresión de los sentimientos por parte de ellos, que suelen ser más reservados en la vida social. Sin embargo, del mismo modo que todos hemos comprobado la existencia de hombres que prefieren demostrar su amor a través de #Facebook, Twitter o Instagram, también encontramos a menudo numerosas personas cuya relación concluye por falta de entendimiento o sobreexposición en estos medios, publicando datos que la pareja prefiere mantener en la intimidad.

A este último respecto, la psicóloga Perla Sanhueza, recuerda que esta situación, tiende a mantenerse cuando hay problemas en la relación o esta concluye.

Anuncios
Anuncios

A modo de completar la información del artículo que hemos enlazado, ofrecemos varias opiniones de expertos en la materia a fin de ofrecer posibles soluciones a los conflictos tan habituales hoy día, y que como tales, mañana se nos pueden plantear a cada uno de nosotros. Todos ellos giran en torno a una misma idea: establecer una serie de reglas.

La más básica, es tener una conversación clara (no necesariamente seria) una vez ha sido afianzada la relación (o cuando se han redactado publicaciones al respecto o subido fotografías). Charla en la que se aclarará lo que le molesta al otro, como ciertos piropos, menciones o fotografías algo comprometidas. Por otra parte, cuando las cosas tristemente salen mal y la relación termina, ¿conviene seguir teniendo agregada a nuestra ex pareja en las redes sociales? La respuesta general es no.

Anuncios

Es cierto que cuando se trata de salir con los amigos o verse en el instituto o en el trabajo, es una actitud adulta y sana la de saludarse, intentando hacer ver que todo sigue bien; pero las imágenes de Facebook o Instagram en las que podemos verlos aparentemente felices (e incluso en compañía de otras personas), pueden hacernos mucho daño. Lo mejor es el unfollow, dejando claro que no es nuestra intención la de ser groseros ni apáticos.