Se hacen a medida, muy bien construidas, y están cambiando la faz de transporte en Gana. La bicicleta de bambú está ganando terreno en el país y una organización está aprovechando la ola de popularidad para aumentar el empleo de los jóvenes. Booomers Internacional es una empresa social que forma a comunidades rurales de Gana en el arte de la fabricación de bicicletas de bambú para proporcionar una libertad económica que muchos de ellos nunca han experimentado.

"Estábamos buscando cómo podemos involucrar a los jóvenes en una empresa con significado", dice el fundador y gerente general, Kwabena Danso, que el año pasado lanzó Booomers como una empresa filial de una organización para el desarrollo llamado Proyecto Yonso. Las bicicletas hechas de bambú han existido desde hace más de un siglo, pero la demanda ha aumentado en los últimos años, en parte debido a la reintroducción del concepto por parte del conocido diseñador de bicicletas Craig Calfee en 1995.

Anuncios
Anuncios

Calfee pasó a formar Bamboosero, una compañía californiana dedicada al aumento de la captación de las bicicletas de bambú, sobre todo en los países en desarrollo, y en la actualidad muchas empresas por toda África están aprovechando la oportunidad de hacer uso de este abundante recurso natural para crear un auge en el ciclismo. Su resistencia a la tracción y la sostenibilidad medioambiental hacen del bambú un material altamente deseable.

"Hacemos bicicletas de bambú y cestas de bicicleta por ahora", dice Danso. En su repertorio incluye bicicletas de carretera, de ciudad y de montaña, tanto en versiones masculinas como femeninas. "Cada bicicleta es artesanal, una vez que tienes tu bicicleta nadie más en el mundo la tiene." Hay otros fabricantes de bicicletas en Gana, pero la filosofía de Booomers radica, no sólo en un diseño innovador, sino en una conciencia social que ayuda a mitigar el cambio climático y la pobreza rural.

Anuncios

El equipo de Danso lo conforman jóvenes rurales que están presentes en todo el proceso de fabricación: desde la recolección de bambú hasta el montaje final de bicicletas a medida. Algunos aprendices han tenido el placer de ser entrenados por el propio Calfee. "Nos las arreglamos para conseguir que venga a enseñar a la gente", dice Danso.

Superación de obstáculos. Los desafíos de fabricación en zonas rurales de Gana son el poco capital disponible, los altos costes de producción y el suministro de electricidad poco fiable. "A veces se llega a trabajar durante dos días sin luz", dice Danso, "Eso es un gran problema para la fabricación en África." Pero a pesar de las limitaciones está decidido a que sus bicicletas recorran el mundo. "En los próximos cinco años queremos conquistar el mundo", concluye. Su deseo es fabricar muebles, artículos para el hogar e incluso casas hechas de bambú.