Se fue el año 2014 y la entrada del nuevo año dejó atrás acontecimientos tanto políticos sociales y deportivos en nuestro país. Alguno de ellos son históricos.

Un año en el que uno de los acontecimientos más importantes fue la abdicación del rey Juan Carlos de Borbón después de más de 40 años reinando el país. Después de unos años de pérdida de popularidad y la desafección de los españoles hacia la monarquía gracias en gran parte a los casos de corrupción y los desafortunados viajes de caza del rey a África.

Un 2014 que ha sido conocido como el año del destape de muchos casos de corrupción entre la clase política española, que afectaron a casi todos los partidos políticos y a la casa real con la imputación de la infanta Cristina.

Anuncios
Anuncios

De hecho, políticos de todos los partidos han sido imputados en casos diversos de corrupción institucional.

El terremoto de la corrupción ha tenido como causa en gran parte la aparición de la nueva formación política liderada por Pablo Iglesias, que ha irrumpido en el tablero político como un huracán que ha impactado en los demás partidos para hacer una transformacional de sus órganos y dirigentes.

Otro de los acontecimientos del año fue el Mundial de Fútbol en el que España partía como favorita ya que era la actual campeona del mundo. Pero la realidad devolvía a los españoles rápidamente a una cruda realidad: España fue eliminada en la primera ronda de grupos.

En Cataluña se ha vivido un año intenso en el apartado independentista, con la celebración de un referéndum simbólico que ha tenido una enorme expectación el país ya que este territorio es uno de los más grandes del país.

Anuncios

Entra un nuevo año que estará muy cargado tanto a nivel político como social. Con la celebración de las elecciones municipales y autonómicas para el mes de mayo y más tarde serán las elecciones generales, donde podría darse un vuelvo espectacular al bipartidismo en España.

A nivel europeo el terremoto político se extiende a varios países del sur del continente que están afectados por una terrible crisis económica, que podría dar un vuelvo con el cambio en sus gobiernos.