En las últimas fechas la ciudad de Vigo se ha visto alterada por una polémica obra situada en la rotonda de la Avenida de Castelao. La polémica salta en el momento que un grupo de vecinos, respaldados por fuerzas de la oposición, comienza las protestas en contra de una obra que en este momento se considera indecente, debido a la situación económica por la que están pasando muchas familias.

Llegados aquí cabe recordar cómo se ha llegado a este punto: en marzo del 2000 se decide en pleno municipal incorporar el buque al patrimonio histórico marítimo de la ciudad, contando con el apoyo de todas las fuerzas políticas integrantes del pleno. A partir de aquí y durante los siguientes cuatro años de discute qué hacer con el barco, llegando incluso a proponerse el desguace del mismo en 2002, pero esto se evita gracias al apoyo vecinal que insta al Ayuntamiento a llevar a cabo un plan de conservación para evitar su pérdida, como había sucedido con otros buques históricos como son el "Hidria II" y el "Carmen Barcia".

Con el nuevo Gobierno, y ya en el año 2004, se contempla la opción de llevar a cabo un plan de restauración que permita al buque recibir visitas, pero un informe municipal de dicho año asegura que mantener el barco a flote costaría unos 600.000 € de rehabilitación más otros 30.000 € anuales destinados a vigilancia y mantenimiento, por lo el gobierno de la ciudad rehabilita el barco parcialmente "para su exposición en el espacio público que se determine, en tierra y próximo al litoral", el coste ronda los 300.000 €, aunque en su momento se menciona que la operación acaba duplicando el presupuesto inicial.

Después de esto, transcurre el tiempo con el barco amarrado y sin noticias, hasta que en el año 2009 el Gobierno municipal se ve obligado a invertir 18.000 € para restaurar el casco y evitar que el barco se hunda mientras se decide qué hacer con él. Cuatro años después, en Octubre de 2013, el Ayuntamiento anuncia que el barco será colocado en la rotonda de la Avenida de Castelao, informando también que el coste rondará los 300.000 € y que las obras tendrán lugar en el último trimestre de 2014.

En el momento actual siguen las manifestaciones para paralizar las obras y la polémica esta servida: según el alcalde, Abel Caballero, el Bloque Nacionalista Gallego está detrás de estas protestas (recordemos que este partido gobernaba la ciudad cuando se adquirió el buque) y que son unos pocos cientos de vecinos los que se manifiestan en nombre de un barrio habitado por alrededor de unas 30.000 personas, por lo que es seguro que la polémica continuará en las próximas semanas. #Manifestación