Twitter es una nueva tecnología que cada vez está más implantada en nuestras vidas. Se ha metido en nosotros como la red social posterior a Facebook, y nuestro uso va variando día a día en función de nuestras necesidades.

Fruto de ello desde las grandes marcas hasta la prensa diaria se ha adaptado a dicho medio, y de una manera indirecta a nosotros mismos, ya que actualmente las visitas que reciben a través de dicho medio han crecido exponencialmente, siendo sus community manager (persona/s encargada/s de las redes sociales de la empresa y la comunicación con el cliente) una persona muy importante, ya que representa directamente a la empresa respecto al usuario y en muchos casos sirve de intermediario de cara a posibles incidencias que se han podido dar con su marca o su servicio.

Anuncios
Anuncios

De esta manera, Twitter ha dado un paso más allá, convirtiéndose actualmente en nuestro 'psiquiatra' particular. La facilidad que presenta de poder presentar nuestros pensamientos al mundo y recibir opiniones (lo que facilita y realiza a su vez la tarea de un psiquiatra), ha hecho que esta red de un paso más metiéndose cada vez más en nuestras vidas.

Según un estudio de un grupo de John Hopkins de Baltimore (Estados Unidos), las personas comunicamos nuestras inquietudes a través de Twitter, lo cual ha abierto un nuevo frente, ya que podemos recopilar una gran información acerca de las enfermedades mentales más comunes.

Así dichos investigadores han partido de personas que tienen problemas actualmente declarados, estudiando palabra por palabra sus publicaciones en dicha red social, procediendo a una recogida de una multitud de datos sobre enfermedades del tipo de estrés, depresión, trastorno bipolar postraumático o trastorno afectivo estacional.

Anuncios

Dichos investigadores, han realizado un extenso estudio de las diferentes actitudes y su relación con las enfermedades mencionadas, presentándolo en 3 conferencias distintas, con el objetivo de extenderlo lo máximo posible entre las autoridades sanitarias, como una posible técnica a aplicar, intentando tras de si conseguir más luz ante enfermedades que muchas veces carecen de un origen y un recorrido que pueda ayudar a los sanitarios a intentar enmendarlas.