El hecho de que dos personas pertenecientes al mismo sexo establezcan una relación de pareja porque así lo dicta su manera de amar, es un tema tabú en muchas de las sociedades que existen hoy en día. Si bien debería considerarse completamente normal la relación sentimental entre dos hombres o dos mujeres puesto que es una opción tan válida como la relación que mantienen dos personas heterosexuales, no es así para muchas de las personas con las que compartimos nuestra vida diaria.

Hace ya algunos años, bajo el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que se aprobó la ley para el matrimonio entre personas del mismo género, así como tener también la posibilidad de adoptar hijos, si así lo quisiera la pareja.

Anuncios
Anuncios

Son muchos los países donde las relaciones entre personas del mismo género está penada con la cárcel, tratamientos hormonales, e incluso, con pena de muerta, algo que resulta macabro hoy en día y, que no lo ha dejado de ser nunca.

Tal es caso de países de Oriente Medio, de los cuales podemos esperar cualquier tipo de atrocidad hacia estas personas que no han hecho ningún mal, sino que únicamente han decidido que aman a personas de su mismo género, si también tenemos en cuenta el papel de sumisión al que debe relegarse la mujer. Así es el caso, también, de muchos países del continente africano, donde muchas personas son víctimas de los ataques homofóbicos, incluso por el mismo gobierno de su país.

Este es el caso de una pareja de jóvenes chicos que han sido brutalmente apaleados a la salida de un club nocturno de la capital española.

Anuncios

Los autores, dos hombres de joven edad, al ver salir a esta pareja de dicho club y poder observar cómo se daban un beso, se acercaron preguntándoles un simple "¿Qué tal?", para acto seguido y, sin tiempo de dar respuesta a ello, le propinaron los dos jóvenes un puñetazo en la cara, tras lo cual cayeron tendidos en el suelo momento en el que aprovecharon para propinarles patadas y más puñetazos a la vez que gritaban "maricones".

Los dos jóvenes se encuentran estables tras ser atendidos en un servicio de Urgencias de la capital, sin embargo, no recuerdan bien que ocurrió tras el primer puñetazo pues, según aclara uno de ellos, aún tienen lagunas mentales. Mientras que un miembro de la pareja solo sufre de moratones y dolor en las zonas donde fue agredido, el otro presenta un traumatismo moderado de nariz que ha terminado con su rotura y diversos moratones y magulladuras en casi la totalidad de su cuerpo.