En los alrededores de la ciudad de París, la mismísima Anne Hidalgo, la alcaldesa, ha expresado su deseo de poner fin al uso de los vehículos diesel. Según ella "quiere poner fin al diesel en el año 2020", fecha cercana dentro de lo que cabe. Además mencionaba que las emisiones de este carburante podían llegar a provocar un cáncer de pulmón. Por tanto, podemos considerar esta medida como tajante y quizá demasiado estricta. No obstante no ha sido la única medida que se ha pensado tomar en un futuro. También es posible que se puedan identificar a los vehículos que más lleguen a contaminar debido a que dentro de un tiempo será obligatoria esta identificación.

Anuncios
Anuncios

Otro dato bastante impactante es que el Ayuntamiento de París dispone de un tipo de política de movilidad que ha actuado en varias ocasiones, llegando al punto de dejar a más de la mitad de la población sin poder disponer de un automóvil propio. Unos años atrás el porcentaje de personas sin automóvil ya era llamativo, de un 40% aproximadamente. A día de hoy ese porcentaje ha subido de manera considerable, llegando al 60%, cifra más que sorprendente sabiendo lo enorme que es la ciudad de París. Todo esto ha sucedido porque se han avistado una serie de hándicaps: la escasez de zonas de aparcamiento, el excesivo coste de las multas, el precio de los vehículos… Para rematar el asunto, se tiene previsto que el próximo mes de febrero se inicie una nueva fase contra la contaminación, empeorando aún más la crítica situación que viven los ciudadanos parisinos.

Anuncios

Toda esta situación no se ha quedado en el aire. Como en toda situación, no han tardado en salir a la luz varias quejas por esta nueva medida. El Frente Nacional expresaba su desacuerdo a la alcaldesa diciendo que era un tipo de medida bastante estricta. Añadía que había personas que no podían permitirse cambiar su vehículo diesel por uno que fuese menos contaminante y más eficiente porque no tenían bastante dinero o porque el precio era muy elevado. A raíz de este percance tuvo que dar su versión el primer ministro Manuel Valls, que calificaba esta medida como "un error".

A pesar de todo, hace un par de semanas se realizó un análisis de contaminación en París, cuyo resultado fue negativo. Se dijo que en las calles de parisinas se llegaba a respirar lo mismo que generaban unos ocho fumadores en una pequeña habitación de 20 metros cuadrados. Por eso mismo la alcaldesa mostró su descontento tras saber el resultado y actuó de esa manera. No todo han sido críticas y un sector de la población se ha mostrado alarmada. Debido a haberse conocido la noticia, un 47% de los que tienen coche dice estar dispuesto a cambiar su coche diesel a uno nuevo, eso sí, mediante ayudas del ayuntamiento.