Al parecer los jóvenes españoles se arriesgan menos a montar una empresa que los de Estados Unidos. Uno de los motivos de esta razón es porque la mayoría de personas que se deciden a emprender, no gozan del suficiente prestigio como para que el negocio le salga rentable. En España, no se llega al 50% de popularidad, sin embargo, en EEUU se roza el 80%. No obstante, ya la mitad de las personas de edades comprendidas entre 18 y 34 años han iniciado su propio negocio emprendiéndose en el mercado. De esta manera lo ha dicho el libro blanco de la iniciativa emprendedora en España.

Los factores para que la idea de una persona emprendedora penetre profundamente en el mercado dependen de muchas circunstancias colindantes y por tanto se trata de un hecho relativo, sin embargo, la experiencia parece ser un factor clave.

Anuncios
Anuncios

Daniel Romeo- Abreu es un hombre que forma parte de los claros ejemplos de éxito emprendedor. Es uno de los emprendedores que factura tres millones de euros anuales. Esto se debe al gran éxito que ha tenido su empresa "Thinking Heads". Se trata de un negocio dedicado para los intelectuales y se basa en la organización y hacer que un negocio pueda ser rentable para, por ejemplo, personajes políticos.

Sin embargo, la falta de dinero debido a la crisis económica no es el factor que más pesa a la hora de convertirse en un emprendedor. La cifra de un 74% data que la mayoría lo hace para sentirse una persona independiente contratándose así con un pobre 14% que lo hacen para que sus ingresos puedan verse incrementados. Estos datos citados anteriormente se han hecho saber gracias a una encuesta cuya red social colaboradora fue Tuenti.

Anuncios

La encargada de elaborarla fue la Fundación Príncipe de Girona.

Muchas veces las características que tiene un emprendedor son esas ganas o ese don de crear algo que no ha sido creado. O simplemente puede tratarse de una persona que es imaginativa y tiene el don de reinventar algo o simplemente modificar algunos aspectos de un producto que ya está en el mercado. Sin embargo y a pesar del miedo de algunos jóvenes al fracaso, a veces hay que tirar hacia adelante, como dice el dicho: quien no arriesga, no gana.