La revista Rolling Stone tuvo que pedir disculpa a sus lectores por una publicación que realizó debido a que la fuente no era del todo fidedigna.

Los editores tuvieron que reconocer públicamente que la historia no tenía la consistencia necesaria para publicarse. El artículo hacía referencia a una agresión íntima a una alumna de la Universidad de Virginia. La supuesta víctima es del primer curso de la Universidad, y acusaba a una casa de una de las Fraternidades de dicha Universidad ya que había sido violado por siete de sus integrantes.

La nota la publicó la revista y más que nada quería expresar el hecho de que las autoridades de la Universidad en cuestión no hace justicia a los delitos como estos en su establecimiento.

Anuncios
Anuncios

La única medida que había tomado hasta el momento era prohibir hasta principios de enero las actividades de las fraternidades.

El artículo en cuestión fueron realizados por algunos editores de la conocida revista basándose en los relatos de la víctima, a la que llamaron "Jackie". Los mismos no recavaron ningún tipo de información con respecto a los "atacadores", lo que la historia parece no ha sido tan real como "Jackie" la ha contado. La revista hizo un comunicado especial en el cual aclaró que debido a los datos obtenidos estos últimos días, estaba claro que había mucha discrepancia entre lo que la revista público y lo que realmente sucedió.

El artículo explica con lujos de detalles que los hechos ocurrieron en la Universidad de Virginia, en la escuela de Charlottesville, exactamente con la fraternidad de Phi Kappa Psi.

Anuncios

Siete chicos de la misma atacaron a la estudiante novata y dos más alentaron dicho ataque. El mismo ocurrió en una de las famosas fiestas que realiza la fraternidad.

La Universidad asegura que la noche en cuestión el 28 de septiembre no se realizó ninguna fiesta, y pueden comprobarlo a través de los correos electrónicos y registros internos que utiliza el Consejo de la Fraternidad para llevar estos registros. Además otro de los puntos a tener en cuenta es que el acusado principal en la causa por "Jackie" no pertenece la esa fraternidad.

Algunos otros medios también se pronunciaron al respecto como es el caso de Erik Wemple, quien es crítico del Washington Post, y se refirió a este tema diciendo "esto es lo que llamamos mala práctica periodística… Es realmente indignante que la revista Rolling Stone haya hecho esto".