La reina Fabiola que falleció el pasado viernes, después de permanecer varios meses con un delicado estado de salud, que la mantenía conectada a un respirador artificial desde el verano pasado, ha realizado uno de los gestos más nobles del ser humano y es que su herencia que aún no ha sido cuantificada la ha donado a la fundación OEuvres de la Reine, para que a través de ella puedan dar ayuda económica y asistencia en caso de alguna emergencia a las personas más necesitadas y en riesgo de exclusión social.

Esta noticia la ha dado a conocer el periódico belga `Le Soir´. Según dice el medio de comunicación, la fallecida reina dejo expresamente en su testamento el cual había redactado hace años, que toda su riqueza pasara a manos de esta fundación creada cuando se caso con el rey Balduino I, en 1960 y que ha gestionado ella como reina consorte, y que actualmente lo realiza la esposa del rey Felipe, Matilde.

Anuncios
Anuncios

El palacio real ha confirmado la noticia, pero aclara que es un tema íntimo. Se espera que los albaceas de la reina Fabiola realicen un inventario sobre sus bienes y pertenencias.

Como es conocido, los ya fallecidos reyes de Bélgica Balduino I y Fabiola, no tuvieron descendencia, a pesar de que la pareja hizo intentos, pero todos terminaron en abortos, cinco en total y esto fue un tema bastante duro en los primeros años de matrimonio, al no poder dar a los belgas un heredero al trono. Solo les quedaron sus sobrinos que son decenas y los únicos herederos directos pero que no recibirán herencia económica, sino bienes con un valor altamente afectivo.

Según algunos medios de comunicación belgas, es un gesto que reivindica lo que se pensaba de la reina, cuando en el 2013 se sucintó una polémica sobre sus fundaciones y en la que buscaba la manera de que sus herederos desgravaran el 70% de la herencia al no tener sucesores directos, y a través de una fundación se podía esquivar dicho pago a la hacienda pública.

Anuncios

Con este hecho la imagen de la reina Fabiola queda en lo más alto del corazón de los belgas, que reciben con beneplácito esta noticia.