Han sido muchas las publicaciones de los últimos años que nos cuentan la situación de los jóvenes en España, entre los cuales la tasa de desempleo supera ya el 50%, no en vano somos el país líder en Europa con niveles de #Paro escandalosos entre personas con menos de 30 años.

Ni que decir tiene que el resto de contratación juvenil, se reviste, mayoritariamente de una gran precariedad. La mayoría de jóvenes españoles, no pueden independizarse ni tener un plan de futuro, y los más intrépidos buscan salidas fuera de nuestras fronteras.

A pesar de los altos niveles de titulados universitarios entre los jóvenes, estos no han encontrado ventaja alguna, ya que la tasa de desempleados con estudios superiores o universitarios es altísima.

Anuncios
Anuncios

Estas personas no encuentran el trabajo apropiado para su cualificación o simplemente, no encuentran trabajo alguno.

Hace no tanto tiempo, se podría pensar que al tener estudios universitarios no sería difícil encontrar un buen trabajo, pero lo cierto es que los menores - y los mayores - de 30 años con altos niveles formativos no encuentran oportunidad alguna en nuestro país.

Entonces, ¿qué pasa con aquellos jóvenes titulados que no salen en las encuestas por haber sobrepasado los 30 años? Los números del paro entre los doctores titulados muestran que el desempleo sigue creciendo al igual que en el resto de las categorías, por tanto, tener un doctorado no asegura tener un trabajo. Además, según la EPA, la situación laboral de estos jóvenes que no lo son tanto, no hace más que empeorar al crecer la contratación de carácter temporal también en las universidades.

Anuncios

En España, la investigación depende del estado y realmente no se está sacando partido a lo que se ha denominado "jóvenes superformados", ya que se están sustituyendo progresivamente los puestos públicos por contratos privados con una alta precariedad en los que los jóvenes son contratados como becarios para toda la eternidad.

En un artículo en el que opinan los doctores universitarios Rafael Grande y Roberto Cilleros, se denunci ala falta de información que existe en la población general acerca del funcionamiento de los contratos universitarios y de investigación. Hablan, claro está, del escándalo mediático que ha girado en torno al integrante de Podemos, Iñigo Errejón, que, según la opinión de estos doctores, ha sido víctima de un tratamiento completamente injusto, ya que los proyectos de investigación, aseguran, se miden por sus frutos y no por el cumplimiento de un horario laboral.

Las Universidades también presentan una tasa altísima de profesores mayores de cincuenta años, y en ellas los jóvenes no encuentran cabida. Según los doctores antes citados, el caso de desprestigio contra Iñigo Errejón es un insulto a las nuevas generaciones de investigadores, que están teniendo que emigrar hacia otros países, que sí están aprovechando su gran potencial. #Crisis #Universidad