Bien es cierto que muchos de nosotros nos hemos preguntado algún día cómo cambiaría nuestra vida o como cambiaríamos nosotros si nuestra economía cambiase de la noche a la mañana por algún premio o algo similar. Realmente se ha cuestionado cómo seria la vida después de ganar, por ejemplo, el famoso "Gordo" de la Lotería de Navidad. Ya se han hecho muchos estudios de cómo afectaría a la salud física y mental en caso de ser afortunados y ganar esta gran cuantía de dinero.

La mayoría de las personas hacen sus apuestas en esta famosa lotería que es bastante popular alrededor del mundo y se calcula que casi un 100% de la gente lo hace.

Anuncios
Anuncios

Casi siempre habremos escuchado a alguien decir que si ganase un premio en metálico tan grande como este, lo más probable es que dejara de trabajar.

A diferencia de otros países como Suecia, donde este tipo de premios no se encuentran sujetos a impuestos, por lo que la totalidad del boleto iría destinado a la persona ganadora, en España, Hacienda se queda con un tanto por ciento de la cantidad del premio ganada. Por otro lado, el nombre del ganador se hace público por lo que tendrá que dar la cara.

Algunos de estos motivos han permitido a ciertos investigadores de La Universidad de Gotemburgo (Suecia) realizar un estudio sobre cómo ha cambiado la vida de estas personas que han sido premiadas. Asimismo, han logrado ponerse en contacto con al menos 500 personas con el fin de saber si realmente han dejado de trabajar a consecuencia de su cambio de vida tras ser premiados.

Anuncios

Sin duda alguna fue una sorpresa el resultado que obtuvieron, ya que no solo el 12% de los que ganaron el premio dejaron su #Trabajo frente a un 60% que continuaron con su vida laboral como si nada "Gordo" les hubiese ocurrido. A pesar de la gran cuantía de estos premios, la gran mayoría de estas personas siguió con su trabajo o simplemente pidieron una excedencia. Otros, sin embargo, optaron por reducir sus jornadas laborales.

Bien es cierto que la vida cambia tras ganar un premio como estos. Sin embargo, ¿estaríamos haciendo bien continuando con nuestros puestos laborales? Algunas cantidades ganadas darían para vivir el resto de la vida y además de una manera muy cómoda. Hay otras personas que tienen otra actitud con respeto a la vida y prefieren seguir realizándose como seres humanos.