Si la Infanta Cristina pensaba que podía respirar tranquila, nada más lejos de la realidad el juez Castro ha decidido que hay suficientes pruebas como para sentarla en el banquillo obviando la doctrina Botín; es que a la hija del rey Dn. Juan Carlos de Borbón la justicia ve que no puede saltarse las leyes y seguir su vida tan tranquila, cuando fue supuestamente cooperadora de dos delitos fiscales.

El juez del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma , considera que la Infanta jugó un papel importante en las actuaciones de su marido Iñaki Urdangarin para que defraudara a la Hacienda pública a través de la empresa Aizzon la cantidad de 337.138 euros, como propietarios de dicha empresa, por lo tanto ella se sentará indiscutiblemente en el banquillo, según reza el auto de apertura del juicio oral que se les sigue por el caso Nóos y al que Manos Limpias solicita una pena de hasta ocho años de cárcel para la Duquesa de Palma.

Anuncios
Anuncios

Aunque para la Fiscalía Anticorrupción ni la para Hacienda creen que hayan signos criminales sobre La #Infanta Cristina. Para el juez Castro si existen indicios de que la hermana del rey Felipe IV, colaboró a través de la ya mencionada empresa que se utilizó como pantalla para las defraudaciones, y en la Iñaki Urdangarin realizó las facturaciones como parte de movimientos económicos y no como pagos personales por la labor que realizaba para algunos entes privados entre 2007 y 2008.

El Sindicato de Manos Limpias demanda cuatro años de cárcel por cada uno, de los delitos que se le imputan a Dña. Cristina de Borbón, por su actuación en ocultar las verdaderas razones por las que funcionaba Aizoon y por la que se defraudó a la Agencia Tributaria, al no declarar los verdaderos ingresos que recibían y por lo que ahora está involucrada en estos delitos fiscales.

Anuncios

Creen que quizás Urdangarin "nunca hubiera podido tener lugar" sin la "necesaria intervención" de la Infanta Cristina y es por ello que se le acusa de cooperante en los hechos realizados por su marido.