Michael Sylvester Gardenzio Stallone nunca tuvo las cosas fáciles, ya en el vientre de su madre, comenzaron los problemas dando lugar a un parto prematuro. Para ayudarle a salir en el parto, le agarraron con unas pinzas detrás de las orejas, lo que provocó una grave lesión que le impide mover la boca correctamente. Durante su infancia, la lesión del parto le ocasionó graves problemas de movilidad en todo el cuerpo, que consiguió superar gracias a un duro entrenamiento con su madre, astróloga y aficionada a practicar boxeo.

El sueño de Stallone de ser actor le llevó a presentarse a más de 10.000 castings, donde le solían estropear a propósito las fotos de su presentación, que en aquella época eran más caras. Todo estaba en su contra y no tenía dinero para calefacción en su hogar, por lo que un día decidió pasar la tarde en la biblioteca para calentarse, leyendo a Edgar Allan Poe, quien le inspiró profundamente para escribir el guión de Rocky. El personaje contaba su propia historia de fracasos, pero desde el punto de vista de un boxeador, que consigue superar todas las adversidades.

La economía de Sylvester iba en declive, por no tener para comer, se vio obligado a desprenderse de su último aliento de esperanza, vendió a su mejor amigo: su perro, por 25$.

Tras tocar muchas puertas de productoras, una se interesó por su guion; pero él no quería ser guionista, quería ser actor. Primero le ofrecieron 3.000$ por el guion, luego 30.000$ y después 300.000$. Pero él respondió negativamente a sus ofertas, y les dio un ultimátum: si no le ofrecían el papel protagonista quemaría el guion. Al final le propusieron unos míseros 35.000$ por el rodaje de la película, la cual fue un exitazo que catapultó su carrera hasta el estrellato. Sylvester Stallone, cuando cobró el dinero de su debut como actor, lo primero que hizo fue recuperar a su perro, el tramite le costó 15.000$.

Esta historia nos hace darnos cuenta de la gran lucha que ha tenido que acontecer este actor, durante toda su vida, para llegar donde está. En todas sus películas, como ``Rambo´´ o ``Rocky´´, interpretaba a personajes que luchaban contra las adversidades e injusticias de la vida, que contra todo pronóstico obtenían la victoria, dándonos muy buenas lecciones de superación y autoestima. Puede ser que sea esta la razón de la campaña de ridiculización que hay en contra de Stallone, que a los poderosos ya no les interese que se vean sus películas, porque sus mensajes podrían darnos la idea de que la lucha es el camino de la victoria. #Estados Unidos #Cine