Prohibida en China y perseguida por  la inteligencia informática de medio occidente, la Red Oscura, más conocida en el mundo anglosajón como “Dark Net”, es una red de #Internet tan global y poderosa como la que utilizamos a diario.

La diferencia entre una y otra radica en que, si bien en internet hay cosas oscuras, malas e ilegales, están siendo aisladas y perseguidas de manera constante, mientras que en la red oscura se trata de contenidos prohibidos, como por ejemplo la pornografía infantil o la venta de armas, impregnados en su totalidad de “energía oscura”.

En la red oscura, donde en principio se podría acceder de una manera un tanto complicada a través de una plataforma llamada Tor, es posible comprar de todo.

Anuncios
Anuncios

Existen cientos de páginas dedicadas a vender innumerables cosas prohibidas, sobre todo son especialistas en psicofármacos prohibidos, Viagra y otras drogas de laboratorio a las que solamente es posible acceder con una receta médica.

No solo en drogas, duras y blandas, son excelsos comerciantes los sitios de la red oscura, sino que también se especializan en vender y en comercializar armas y todo tipo de servicios delictivos. El internauta que logre entrar en este “mercadillo de la maldad” o de lo prohibido, puede adquirir desde una navaja hasta un misil teledirigido. Creo que hasta es posible contratar a un sicario y te lo envían a tu domicilio para utilizarlo en “lo que haga falta”.

Esta red paralela, de la cual ahora se sabe más y se está persiguiendo, parece que hacía bastante tiempo que estaba en funcionamiento en un total anonimato - dicen que desde hace más de tres años -, conformando redes de usuarios que se iban contactando entre sí para expandir a nivel global esta suerte de “oscuridad cibernética”.

Anuncios

Los expertos aclaran que se trata de un sofisticado “software”, solo al alcance de experimentados informáticos o hackers, sin los cuales es muy, pero muy complicado ingresar, y aún menos comerciar con toda esta mercancía peligrosa y prohibida; y más difícil aun operar en estas redes de forma totalmente anónima para luego formar parte de alguna asociación ilícita, ilegal, como la pedofilia, el terrorismo y otras calamidades contemporáneas peores.

No me extraña la presencia en internet de semejante “oscuridad global”. Recordemos que estamos hablando de un mundo de ordenadores conectados, pero siempre detrás de las máquinas hay gente: también hay miles de web de pederastas, ultras de toda bandera, xenófobos y aprendices de nazis. Hoy en día la red global representa como ningún otro medio de comunicación lo ha hecho a lo largo de la historia el pulso de nuestra sociedad. Ni los mejores periódicos, ni las teles, ni las radios y ni tan siquiera los mejores libros de historia. La red transmite “aquí y ahora”, saca la instantánea, día tras día, minuto tras minuto de todo lo que a nivel social en el mundo está sucediendo.

Anuncios

Para nuestra desgracia, aunque internet por fortuna tiene mayoría de cosas buenas, la irrupción de “Dark Net” no es una buena noticia, pero en este sentido no hace más, o continúa reflejando – denunciando a la vez -, la perversión, la locura y la falta de sentido de buena parte de nuestra sociedad postmoderna y consumista.