César Bona García, de 42 años de edad, es maestro de #Educación primaria en un colegio público que está ubicado en Zaragoza. Recientemente, ha sido seleccionado para el Global Teacher Prize, convirtiéndose de este modo, en el primer maestro de España con tal candidatura. El concurso, es conocido popularmente como el nobel de la educación y aquel que lo gane recibirá hasta un millón de dólares además del reconocimiento público.

Sin embargo, no es fácil de ganar, puesto que son cincuenta los profesores que han sido nominados. Tras la candidatura, se publicó una entrevista de César Bona en El Huffington Post, donde tuvo la oportunidad de plasmar sus pensamientos y proyectos como maestro.

Anuncios
Anuncios

Señaló que en las aulas es donde se encuentra el futuro de todos, del país y del mundo, por eso la insistencia de transmitir a sus alumnos la sensibilidad y empatía por todo. La enseñanza no trata solo de "meter datos sin más a la cabeza" de los más pequeños puesto que no son máquinas de aprender, por lo que es fiel impulsor de la estimulación creativa infantil y de adaptar cada aprendizaje a cada individuo en concreto.

Su novedosa propuesta didáctica, trata sobre un largometraje, titulado "La importancia de llamarse Applewhite", el cual fue escrito y dirigido por alumnos suyos, recibiendo premios tanto nacionales como internaciones. Sin embargo, tal y como indica nuestro protagonista, su proyecto más ambicioso es Children for Animals, que trata de una protectora animalista online que doce alumnos suyos dirigen, también conocidos como "El Cuarto Hocico".

Anuncios

Tienen como objetivo principal, promover el respeto a los animales negándose a su maltrato, llegando tan lejos la iniciativa que ha llegado a tener el reconocimiento y la enhorabuena de Jane Goodall.

Las técnicas novedosas de enseñanza por las que apuesta este maestro de primaria de Zaragoza, César Bona García, en principio no fueron bien acogidas por todos, especialmente por los padres que veían que sus hijos dedicaban su tiempo no solo a los contenidos de las materias, sin embargo, con el tiempo se lo han agradecido, puesto que ven a sus hijos más maduros y comprometidos con todo.