El Papa de Roma aprovechó el tradicional discurso de felicitación navideña, otrora empleado por otros pontífices para enaltecer el nacimiento de Cristo por estas fechas, para realizar una dura autocritica sobre las "enfermedades"- así, lo definió Francisco-, que hoy en día asolan a la #Iglesia católica.

Como si de un psicólogo se tratara, el #Papa Francisco pronunció su discurso navideño con extrema calma y llamando a sus sacerdotes y funcionarios de la iglesia a realizar un "examen de conciencia" para acudir al "sacramento de la reconciliación" en vísperas de navidad. Luego, como también en estos discursos se acostumbra a realizar un repaso de los principales acontecimientos y hechos importantes que marcaron el año, siempre en un tono amistoso y positivo, a cada "enfermedad" o problema de los que Francisco afirmó perjudican la moral de la iglesia, demostró con un ejemplo lo que la institución había hecho para remediarlo y señaló aquellos "males" o problemas más graves que todavía estaba muy lejos de ser solucionado por la institución.

Anuncios
Anuncios

Ante la advertencia de que todas estos males que aquejan a la iglesia son perjudiciales para la moral y la salud de la iglesia y de sus miles de millones de fieles el Papa Francisco enumeró ante obispos y cardenales los siguientes "pecados" que su personal más cercano estaría cometiendo ahora, por supuesto incluyéndose e involucrándose en cada uno de los problemas.

Comenzó así diciendo que el primero de los males es el de sentirse "inmortal", es decir más allá del bien y del mal y más allá de los problemas cotidianos de la gente. "El pastor debe oler a oveja", es una de las frases preferidas del Papa Francisco. Luego se refirió al olvido de la verdadera práctica religiosa de la iglesia en los tiempos modernos, a la que calificó como una suerte de "alzhéimer espiritual", la que tal vez haya sido una de las acusaciones o declaraciones más graves de todas las realizadas, por lo que luego de esta frase Francisco agregó: "Os pido perdón a todos por los escándalos de la iglesia", en clara relación a los curas pederastas y a las terribles denuncias que contra la iglesia de conocieron y salieron a la luz durante todo este año.

Anuncios

La mala coordinación entre los funcionarios de la iglesia, las murmuraciones, las conspiraciones, la acumulación de objetos personales, es decir la riqueza material y los apegos, la indiferencia de los sacerdotes ante la pobreza y el hambre humana, también ante las injusticias sociales, fueron otros de los puntos que el Papa Francisco remarcó como a tener en cuenta , no para castigar a sus obispos sino más bien con la positiva intención de que una toma de conciencia a nivel general permita cambiar todas estas malas prácticas en un ejercicio de purificación y "salvación" de la institución que preside y que le toca gobernar.

Tal vez, además de otras intervenciones relevantes en conferencias y lugares puntuales donde Francisco comunicó de manera global la "voz" de su iglesia, el 2014 quedará signado por la intervención del Papa Francisco en el acercamiento entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba, un verdadero gesto que coloca al pontífice en un lugar de mediador de conflictos, por encima de todo para alcanzar la paz, pero también en nombre de los derechos humanos de las personas y del bienestar de poblaciones empobrecidas en general.

Anuncios