Hoy en día, no nos conformamos solamente con traer niños al mundo, hoy lo queremos todo sin ni siquiera saber que, en primer lugar, ellos no pidieron venir al mundo, después que requieren de nuestra atención continua porque, cuando sean mayores, no tendrán el recuerdo de cuando la madre le contaba un cuento o se los llevaba al parque a jugar con los amigos o a disfrutar de una tarde de sol. De otra forma, sólo hay madres simplemente por el hecho de haber dado a luz, ya que hoy en día, la sociedad, amigos y demás te obliga a no solamente a ser madre, sino también a ganar dinero y, parece que si no es así, no eres nada y no comparto mucho esta situación.

Una Malagueña, Ana Baena, es madre de una niña de tres años y está esperando otra, puso punto y final a esta situación a estas madres inconformistas, creando un Club de malasmadres. según cuenta, para ella ser madre fue un auténtico caos, ya que no iba a sus horas por la niña, hasta le produjo una crisis y dijo: "Hasta aquí" ya que intentó formar una Agencia de Publicidad pero fue imposible, todo se le venía abajo, todo era muy cuesta arriba, pues todo ello era para que compaginara su maternidad con la sociedad mas nada fue como tenía previsto. Durante meses estuvo contando sus peripecias y, como podemos darnos cuenta, no era la única que se le quemaba la comida y tampoco la que le tenía que comprar los disfraces deprisa y corriendo.Era muy divertido cómo se contaban las trastadas que cometían y los fallos divertidos como un desahogo diario.Muchos preguntan que si "estás trabajando, cómo se puede ser madre" pero es preferible que una misma se haga esa pregunta a que los demás te lo estén diciendo asiduamente.

Ésto, que comenzó como una especie de guía o esquema, se abrió en las redes sociales en diciembre del 2013 y se obtuvo 12.800 seguidores en Twitter y más de 44.000 en Facebook, hasta ahora. Tal fue el éxito que en mayo de este año se hizo la primera fiesta de "malasmadres" y, desde que esto se ha creado, hay una labor de consejos de inteligencia emocional, nutrición infantil e incluso emprendimiento.

Este tipo de ayuda suena muy bien pero es mejor ser primero madre de tu hijo y encargarse de él y con el tiempo, cuando ellos ya se valgan un poco, entonces trabajar. En un futuro lo agradecerán.