El último adiós a la Duquesa de Alba se ha llevado a cabo en la basílica de San Francisco el Grande de Madrid, ciudad natal de doña Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, fallecida el pasado 20 de noviembre a la edad de 88 años, esta fue la segunda ceremonia que fue oficiada por el cardenal de Sevilla, Carlos Amigo y a la que pudieron asistieron juntos Don Juan Carlos y Doña Sofía ya que el día del funeral ambos tenían agendas dispares en el extranjero que imposibilitaba su regreso a España por lo que la representación de la Zarzuela en la primera misa oficiada en Sevilla fue a cargo de la infanta Elena.

Esta ausencia fue muy comentada en la prensa debido a que los monarcas y la Duquesa de Alba mantuvieron una estrecha amistad durante muchos años, pero en esa fecha Don Juan Carlos tuvo que continuar con su agenda en Abu Dabi donde estuvo al lado de Fernando Alonso en el circuito de Fórmula 1, mientras que Doña Sofía había viajado a Atenas para inaugurar una exposición relacionada con una muestra italiana del Greco.

En este último adiós a la Duquesa, estuvieron presentes sus seis hijos, Fernando, Alfonso, Jacobo, Carlos, Cayetano y Eugenia, siendo Carlos Fitz-James Stuart, el hijo mayor y heredero de los apellidos de la Duquesa y el nuevo Duque de Alba, junto al viudo Alfonso Díez, los encargados de recibir a los reyes en la puerta de la basílica, un hecho que fue aplaudido por todos los presentes entre los que se encontraban figuras de la política, numerosas personalidades, prensa y público en general, en total casi 700 personas que llenaron la basílica madrileña.

Entre los asistentes que quisieron despedirse por última vez al lado de Doña Sofía y don Juan Carlos, estuvieron Isabel Presley y su hija Tamara Falcó, la cantante Massiel y el cantante Raphael junto a su esposa Natalia Figueroa, la actriz Naty Mistral, las actrices Gemma Cuervo y su hija Natalia Guillén Cuervo, la diseñadora Carolina Herrera; pero también estuvieron figuras de la política como Pío García Escudero, presidente del Senado; Jose M. García Margallo, el ministro de Asuntos Exteriores; y la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; con ellos también asistieron Jaime de Marichalar, la princesa Tessa de Baviera y el marques de Griñón, Carlos Falcó.

En esta misa los nietos pequeños de la Duquesa de Alba mostraron un gran sentimiento hacia ella siendo consolados sólo por su padres que en todo momento estuvieron pendientes, también fue emotivo las condolencias que mostró Doña Sofía a Eugenia Martínez de Irujo, la pequeña de los hermanos Alba; Don Juan Carlos por su parte visiblemente afectado intentó mantener las fuerzas ante una familia con la que tiene fuertes lazos de amistad.

Las cenizas de doña Cayetana Fitz-James Stuart, descansan en un lateral de la Iglesia del Valle de Sevilla, cumpliendo el último deseo de la aristócrata, en una primera ceremonia a la que asistieron el Rey Felipe VI y la Reina Letizia; para esta última despedida en Madrid se pensó también que Doña Sofía iría acompañada por los Reyes pero finalmente decidió estar junto a don Juan Carlos y despedir por última vez a la Duquesa, catorce veces grande de España; ambos habían retomado una agenda conjunta coincidiendo en el funeral de Fabiola de Bélgica y en la presentación del cuadro de la Familia Real del pintor Antonio López. #Rey Juan Carlos #Reina Sofía