Los últimos datos descritos por la ONG entreculturas, en los que se denunciaba que 58 millones de niños no tienen acceso a la educación. Parece una utopía en los países desarrollados, pero hoy en día todavía se siguen presentando casos en el continente occidental. De esta manera, ya se conoce la decisión por parte del tribunal de Las Palmas en los sucesos acontecidos hasta 2011. De esta manera, según se conoce, los padres toxicómanos tuvieron 2 hijos en los años 2000 y 2002, teniendo lógicamente la custodia por parte de los mismos. Así, durante estos 10 años hasta 2011 los dos niños no tuvieron ningún tipo de escolarización ni ningún tipo de actividad relacionada con el aprendizaje.

Anuncios
Anuncios

Los motivos que explican los padres de estos dos niños, es que al ser toxicómanos, en el momento de conocer la propia situación paterna, los servicios sociales les quitarían la custodia de sus hijos, por lo que decidieron ocultaros, a pesar de las posibles consecuencias que esto pudiera tener, con el objetivo de mantenerlos con ellos. A consecuencia de lo cual, tras descubrir las autoridades el desamparo que habían tenido dichos niños, procedieron a denunciarles, conociéndose la sentencia esta misma semana.

Como consecuencia de la sentencia marcada por el Juzgado de Las Palmas, los padres pierden en primer lugar la tutela de los dos niños, además de condenándoles a una pena de dos años de prisión a consecuencia de los daños ejercidos sobre los menores. Además en dicha sanción, se incluyen a familiares directos de dicha familia.

Anuncios

El abuelo paterno y prima por parte del padre, al ser partes fundamentales según relataron ellos mismos durante la acusación, se les condena a un año a cada uno por considerarse a ambos cómplices de la situación de los niños.

Según relata el informe judicial emitido en referencia a la situación de los mismos que como consecuencia de la actitud llevada a cabo por parte de sus padres y de las figuras más cercanas, los menores no sabían ni leer ni escribir, no se encontraban en el Registro Civil, tenían dificultades al hablar, desconocían los conceptos propios de niños con su actual edad así como presentaban claros síntomas de falta de integración y desnutrición ambos menores.