No corren buenos tiempos para casarse hoy en día. La continua crisis económica que está acontenciendo actualmente en nuestro país es más que un detonante que provoca que el número de matrimonios descienda, a la vez que aumenta la edad para casarse.

Esto se debe fundamentalmente a los pilares sobre los que se apoya la relación, siendo de gran importancia en dicha "cimentación" el aspecto económico. Debido a esto, la crisis económica sigue siendo un notable aspecto, trayendo tras de sí, como se ha comentado con anterioridad, un detrimento de los matrimonios, debido a no tener la capacidad monetaria suficiente para llevar acabo dicha unión, así como aumentar la edad para casarse, intentando apoyarse en una estabilidad económica más que contrastada durante años.

Anuncios
Anuncios

Esto a su vez ha provocado, según los últimos datos estadísticos, 27.266 demandas, tras los meses de verano, lo cual supone un 12,2% más que su homólogo en el año 2013, según ha mostrado el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Además de esto, los procedimientos de modificación de medidas consensuadas observaron tras de sí un aumento que se aproxima al 20,3% con respecto a los datos del año anterior. También conviene mencionar, que se iniciaron un 21,5% más de procedimientos consensuados, de guardia, custodia y alimentos de hijos no matrimoniales así como un 18,5 % más no consensuados. Con respecto a las demandas de disoluciones matrimoniales "de mutuo acuerdo", se incrementaron un 12,7%.

Las comunidades que presentaron un mayor incremento de este tipo de divorcios fueron Madrid, Galicia y Aragón, produciéndose un aumento positivo en todas ellas, con la excepción de Navarra y Canarias, que fueron las únicas que redujeron su porcentaje.

Anuncios

Además, las comunidades que experimentaron un mayor detrimento de las demandas de divorcio no consensuadas fueron Cantabria, País Vasco y Asturias (en el mismo orden). Finalmente mencionar que las comunidades que experimentaron una mayor caída de las demandas contenciosas se experimentaron en Baleares, Extremadura, La Rioja y Extremadura.