Suele decirse que tras cada acto de repulsa y cada gesto de intolerancia, hay solidaridad y empatía. Y eso es precisamente lo que se demostró este pasado fin de semana en la Plaza de los Cubos de Madrid enfrente del Burguer King después de que, el 29 de Noviembre, dos chicos fueron invitados a abandonar dicho restaurante por estar besándose públicamente. La pareja afirma que se les dijo que esas cosas no podían hacerse de esa manera puesto que había niños delante, como si de un acto obsceno se tratara.

El guardia que les expulsó contó que los besos de los jóvenes habían provocado las quejas de dos familias por dar "mal ejemplo" a sus hijos, ante lo cual sería interesante reflexionar sobre si es peor ese comentario o el hecho de que dicho guardia y los responsables del restaurante, consecuentemente, aceptaran las "quejas" como válidas y decidieran expulsar a los chicos de 18 y 19 por el mero hecho de ser homosexuales.

Anuncios
Anuncios

Y es que, aunque los tiempos avanzan y las mentes se abren, siempre hay quienes se resisten a ver el mundo en el que viven y quienes pretenden vivir anclados en la opresión, la intolerancia y el dominio de la tradición por encima de la razón. Afortunadamente, sabemos ya, la sociedad en su mayoría ya no se alarma tanto por el beso sino por las actitudes irrespetuosas e intolerantes de personas como las que dijeron que eran "un mal ejemplo" y de cobardes y sumisos como el responsable de aquel Burguer King donde ocurrieron los hechos.

Afortunadamente, decía, los buenos somos más, y es por eso que un matrimonio que estaba al lado de los jóvenes salieron en su defensa, al igual que muchos más, pues desvelado esto en las redes sociales, estas se pusieron a funcionar, tanto que una semana después de lo ocurrido, el sábado 6 de Diciembre, decidieron reunirse decenas de parejas del mismo sexo en aquella hamburguesería donde transcurrió el incidente para manifestarse contra el odio como mejor puede hacerse, a través del amor.

Anuncios

Estas parejas realizaron lo mismo que aquellos que fueron expulsados: besarse.

Hechos como estos no son aislados, y es por eso necesario denunciarlos. La homofobia, como muchas otras manifestaciones de intolerancia, ha de visibilizarse, y por supuesto, denunciarse. Ante la falta de respeto, denuncia. Y ante el odio, respeto, amor, y buenas maneras. #Libertad