Esta madrugada un grupo de 102 personas consiguieron saltar la valla que separa a España de Marruecos en Melilla. Nada más entrar se dirigieron al Centro de Estancia Temporal, donde permanecerán durante un tiempo. Se trata del mayor salto en lo que va de año, justo un día antes de acabar el mismo. En su mayoría se trata de inmigrantes de origen subsahariano, que formaban parte de un grupo más amplio, en total unas 200 personas que conjuntamente intentaron superar el obstáculo que les separa de su sueño de entrar en Europa.

En el CETI se procedió a registrar a todos los llegados, y a uno de ellos se le tuvo que trasladar en una ambulancia de la Cruz Roja a causa de una fractura de la tibia y el peroné que se produjo durante el salto.

Anuncios
Anuncios

Dado que será necesaria una intervención quirúrgica, dicha persona habrá de permanecer hospitalizada.

La zona por la que intentaron atravesar es conocida como Barrio Chino, una zona con gran densidad y edificada próxima a la frontera, habiendo en las inmediaciones un paso peatonal de frontera, que dificulta los controles por parte de las fuerzas de seguridad del país magrebí.

A las 6.55 de la mañana es cuando se producía el salto. Seis horas más tarde, unas 40 personas aun resistían sobre la valla, aferrados a ella tras no haber podido superarla, motivo que provoco el cierre del paso fronterizo. Por ese paso a diario se realizan los ingresos de ciudadanos marroquíes para hacerse de mercaderías y luego regresar a su país cargados de productos. #Inmigración

Hace unos días, concretamente en la madrugada de Navidad fue cuando se produjo el último caso de entrada ilegal de inmigrantes, específicamente en las Islas Chafarinas, a donde 19 marroquíes llegaron en patera. Un helicóptero hubo de trasladarse hasta las islas para ofrecer asistencia letrada a los recién llegados por parte de 3 abogados y el letrado coordinador de extranjería. En el helicopterito también iban representantes de la oficina de extranjería de la Policía Nacional, y Guardias Civiles, con la Secretaria general de la Delegación del Gobierno. Tras realizarse todos los trámites, todos ellos fueron devueltos a Marruecos menos uno que aseguróser menor, por lo que debió ser trasladado a Melilla para comprobar la veracidad de sus afirmaciones.