La semana más dura en la vida de #suso y en la de todos sus familiares y allegados llega a su fin y con ella las noticias sobre cómo evoluciona el estado de salud de #Yara, la hermana del que fuera concursante de "#Gran Hermano 16", "Supervivientes" y tronista de "Mujeres y hombres y viceversa".

Lucía Parreño y Mila Ximénez, portavoces de Suso Álvarez

Unas noticias que no han sido nada halagüeñas desde el mismo momento en el que Lucía Parreño, amiga del catalán, explicase que la cancelación de los bolos del ex de "GH 16" y su salida por un tiempo de las redes sociales se debía a un problema personal de índole familiar con su hermana como protagonista.

Anuncios
Anuncios

Una información a la que pronto se sumó la realizada por Mila Ximénez en la que se revelaban las peores noticias. Que Yara se encontraba en "muerte cerebral" a causa de un accidente que habría sufrido como consecuencia de la diabetes severa con la que esta habría estado viviendo en los últimos tiempos.

A partir de ahí las distintas publicaciones que tratan el día a día de los famosos y de las historias televisivas se ponían manos a la obra para saber más sobre cómo se encontraba ella, la familia y qué era exactamente eso de "muerte cerebral" que tan mal sonaba y su diferencia con la muerte final. Era pues la revista "Semana" quien iba un poco más allá contando que Yara sufriría lo que a nivel médico se conoce como "muerte encefálica", que no es otra cosa que la paralización de la actividad cerebral del paciente teniendo que estar conectado a una máquina para mantenerlo con vida.

Anuncios

Esta máquina [VIDEO] es la que se encarga de mantener las constantes vitales para permitir que los órganos, que necesitan del cerebro para seguir realizando sus funciones, sigan trabajando. Dicho de otra manera, es la máquina la que de manera artificial la tiene todavía de este lado de la vida. Una situación que médicamente ha venido provocando un dilema importante sobre quién debe decidir el desenlace de un enfermo. Si los médicos o la familia y si es ético mantener conectado a una máquina durante mucho tiempo para mantenerlo con vida si no hay ninguna opción de revertir sus opciones, a diferencia de lo que sucede con las personas que se quedan en estado vegetativo.

La salud de la hermana de Suso no podría mejorar

La durísima decisión a la que la familia se enfrenta ahora podría prolongarse durante meses, si bien la recomendación médica para estos casos es la de desconectar al paciente. La razón es que aunque la máquina mantenga sus constantes, un paciente diagnosticado con muerte cerebral, es decir sin actividad en el cerebro y sin respiración, nunca mejorará ni saldrá de ese estado.