Entre todos los contenidos que pueblan la actual parrilla televisiva de España, el canal #Intereconomía no es uno del que se escuche hablar demasiado a menudo, al menos no en comparación con los escándalos que han surgido en otros programas. Sin embargo esta semana acaba de colocarse en el punto de mira de la prensa y las redes sociales, tras resaltarse los machistas comentarios que uno de sus presentadores ha tenido para con Irene Montero, pareja sentimental de Pablo Iglesias y portavoz de Podemos.

A Eduardo García Serrano se le ha ido bastante la lengua y los internautas no pueden estar más furiosos.

Pero revisando sus antecedentes uno se da cuenta de que no es para extrañarse tanto, pues a García Serrano ya se le ha visto implicado en anteriores polémicas.

Anuncios
Anuncios

Sin ir más lejos, tanto él como la cadena se metieron en un lío tremendo, luego de que usara un espacio televisivo para insultar a una militante del PSOE, tratándola de "guarra" y "puerca".

A pesar de ello, el showman no solo no fue amonestado por dichas acciones, sino que desde entonces ha seguido informando en su lugar habitual ante la audiencia.

Anoche volvió a hacer de las suyas, al repasar el inexistente currículum de Montero, procediendo a justificar el hecho de que la misma lograra escalar tan alto debido a sus vínculos con Iglesias: "Es la zarina roja de Pablo Iglesias, su chati vamos, gracias a su relación personal con él se ha vuelto la portavoz de Podemos".

Ya solo esta frase fue motivo para que las críticas estallaran en Twitter, condenándolo por su arrebato misógino para con la dirigente podemita.

Anuncios

Sin embargo no se quedó hasta ahí la cosa, porque enseguida él procedió a meterse con lo que a su aspecto sugería: "Dado el torpe e idéntico aliño indumentario que ambos se gastan, si los ves de espaldas de coletita y vaqueros, ya no sabes ni quién es quién", afirmó, medio en serio, medio bromeando.

Los tuiteros reaccionaron con todo tipo de comentarios, desde quienes se preguntaban como podían permitirse tales calificativos en televisión, hasta quienes hablaban de un odio avasallante contra la diputada de los morados y algunos que tachaban al periodista de machista y poco profesional en el medio. Intereconomía lo tiene difícil.

En lo que a Irene Montero respecta, no ha habido ninguna declaración de su parte y de la de García Serrano menos. Hasta el momento, se desconoce donde va a ir a parar este nuevo escándalo.