Dicen que la talla de las personas se mide en los peores momentos. Cuando se nos pone al límite y demostramos qué estamos capacitados para saber que hacer para salir de un embrollo o ayudar al prójimo,

Si eso es así, quienes no salen muy bien paradas a nivel cívico -y habrá quien con razón añada también educativo- son dos de las concursantes de la presente edición de #Supervivientes 2017. Hablamos de Laura Matamoros y de Alba Carrillo.

Dos de las personas con más caché de este año en el reality más extremo de la televisión española y que no han tenido reparo alguno en menospreciar los problemas de salud de un compañero como es el caso de José Luis, quien recordemos fue capaz de soportar un cólico nefrítico en directo hace unas semanas esperándose hasta nominar para ser ingresado para analizar qué es lo que realmente le sucedía y estimar el alcance del ataque.

Anuncios
Anuncios

Una hospitalización que terminaba recientemente y que suponía el retorno del que fuera concursante de "Masterchef" a Cayo Paloma, donde este se reencontraba con el concurso y con los que son sus compañeros, ya que amigos parece claro no va a dejar ninguno para cuando vuelva de Honduras, dada la animadversión que despierta y sigue despertando en sus rivales por el premio final.

No obstante, si bien Iván reconocía alegrarse al verle de nuevo en el concurso, dado que eso significaba que estaba bien y listo para seguir con su sueño, las dos jóvenes: Laura y Alba, hacían todo lo contrario, volvían a la táctica de hacerle el vacío primero para posteriormente mofarse de él delante de las cámaras.

Lo hacían asegurando que lo que a este le había pasado era menos que nada, por lo que ellas también podrían acabar en el hospital a cuerpo de rey con un gotero, haciéndose las víctimas y viviendo muy bien, indicaba Carrillo.

Anuncios

Laura y Alba pasan la línea roja con José Luis

Después de reírse, Carrillo pedía un gotero y hacerse la "apuñalada" entre otros chascarrillos de muy mal gusto que demuestran que su nivel de humanidad se encuentra algunos peldaños por debajo del resto de sus compañeros, quienes no quisieron entrar a un trapo que a buen seguro ya ha sido tomado por la audiencia.

De momento, José Luis se encuentra bien y parece que listo para seguir peleando por los 200.000 euros. Veremos si Alba Carrillo y Laura Matamoros seguirán durante mucho tiempo antes de que la audiencia les diga, con sus votos, qué decide hacer con ellas tras el último pasaje bochornoso de "SV 2017". #Telecinco