Todas las guerras tienen daños colaterales y la que enfrenta a Toño Sanchís y a #Belén Esteban no es ninguna excepción. En su caso, tras más de una década de amistad y relación profesional, las personas que ambos han tenido en común y que se han visto en medio tras este careo infernal entre ambos, se cuentan por puñados.

No obstante, por encima de las amistades, que en algunos casos han tomado parte por alguno de los implicados y en otros han preferido mantenerse inteligentemente al margen, los que peor están llevando esta situación sin vuelta atrás son tanto la mujer de Toño, Lorena, como la madre de la princesa del pueblo y la hija de la colaboradora estrella de Telecinco.

Anuncios
Anuncios

Y es que todos ellos mantenían una excelente relación con las otras partes.

De entre todos estos, a quien verdaderamente echan de menos en la familia Sanchís es a Andrea Janeiro, a quien han visto crecer casi cada día y a quien consideran casi como a una hija, después de todas las experiencias y momentos que han pasado juntos y que les han llevado, como se puede ver en la foto adjuntada en esta entrada, a ir juntos a conciertos como el de Justin Bieber... y no hace tanto.

Una serie de recuerdos que provocaban que Toño Sanchís quebrara su voz al hablar de Andreita en su última intervención pública en el programa de 'Radioset', "Morning Glory", asegurando que está deseando que la pequeña se haga mayor de edad para así recuperar su relación con Andreita.

Y es que, el que fuera representante de la colaboradora de Telecinco está convencido de que, una vez Andrea cumpla los 18 años, tendrá una conversación cara a cara con ella en la que poder explicarle que, cualquier cosa que ha sucedido con su madre, es exclusivamente con ella, y que el cariño que le tiene está muy por encima de cualquier dificultad que se ponga de por medio.

Anuncios

Toño le dice en público a Andreita: "la quiero mucho"

Algo que este nunca ha negado llegando a decir en el citado programa radiofónico que la quería, y mucho, a Andreita, con quien espera retomar el contacto, aunque éste deba ser a espaldas de su madre, dado que tanto él como su mujer echan mucho de menos el tiempo que pasaron juntos desde la más tierna infancia de la también hija de Jesulín de Ubrique.

Sin duda, un duro golpe para una Esteban que, junto a Miguel, parece tratarán de persuadir cualquier intento de Toño a reunirse con su hija sin que ellos estén delante. Algo que no es más que un deseo, dado que una vez la pequeña deje de serlo y se convierta en mayor de edad podrá hacer lo que quiera. #Sálvame