Se acabó la baja médica de Belén Esteban. Después de una semana alejada de la televisión y de los medios de comunicación, el pasado viernes la colaboradora estrella de Telecinco reaparecía para tomar parte en la cena solidaria celebrada en 'La Quinta Los Rosales' invitada por Kiko Hernández y cuyos beneficios iban a parar a la fundación del Padre Ángel para causas sociales.

De golpe, sin que nadie lo esperara, y sabedores de que la princesa del pueblo estaba pasando por unos de sus peores momentos, Belén Esteban aparecía ante cientos de invitados, entre los que se encontraban casi todos sus compañeros de #Sálvame aparentemente como si nada hubiera pasado.

Anuncios
Anuncios

Algo que contrastaba, y mucho, con lo que una de sus mejores amigas y apoyos en el programa, como es el caso de la conductora y ex directora de Sálvame, Carlota Corredera, confesaba en antena durante la pasada semana. Y es que ésta, recordamos, aseguró que no estaba trabajando porque se encontraba "pochilla", lo que le llevó a ésta a mandarle unos ánimos que poco después fueron secundados por toda la mesa de colaboradores.

Era entonces cuando saltaban las alarmas, máxime después de que se filtrara que, pocas horas después, unos periodistas cazaran a la de San Blas acudiendo al médico para realizarse una serie de pruebas médicas y, antes de volver a casa, siempre acompañada por 'El Migue', parara en una farmacia para comprarse unos fármacos que la ayudaran en su recuperación de "pochilla".

Anuncios

Pues bien, ahora ya sabemos qué es exactamente lo que provocó que ésta tuviera que pedir a sus jefes varios días sin acudir a los estudios de Mediaset España. Se trataba de unos problemas de insomnio que le habrían impedido dormir a raíz del inicio del juicio contra Toño Sanchís impidiéndole acarrear los quehaceres del día a día con normalidad, dada la importante falta de sueño que ésta habría sufrido durante varias jornadas seguidas y que le habría llevado al médico para cortarla de raíz.

Cabe recordar que el ser humano no puede aguantar más de once días sin dormir antes de encontrar la muerte. Algo que, por supuesto, impiden los médicos a través de la receta de fármacos que inducen la somnolencia de manera casi automática y a los que podría haber recurrido Belén Esteban.

Las terribles consecuencias del insomnio como el que ha padecido Belén Esteban

Durante ese período de once días sin pegar ojo, los problemas de salud, se van multiplicando, siendo alguno de ellos el aumento de posibilidades de sufrir un paro cardíaco, la aparición de temblores, espasmos, diabetes como la que ya sufre la princesa del pueblo y aumento de peso. #BelénEsteban