Las cosas no siempre son como parecen, ni parecen lo que son. Y mucho menos en la televisión, donde hay trampa y hay cartón, si esa es la mejor forma de preparar un formato que guste y que dé juego entre los protagonistas de un reality, como sucede en los formatos de Gran Hermano, tradicional y VIP, y por supuesto también en #Supervivientes.Algo que no significa, como muchos piensan, que los programas de tele realidad están guionizados, redactándose todo tipo de broncas y jaleos internos, y que, al menos, no sucede en los reality de Mediaset España, donde todos los jaleos y saraos que ocurren en vivo son tan reales como la vida misma. De lo contrario, piénsenlo, ya habría salido alguna voz discordante de los cientos de grandes hermanos y supervivientes que lleva acumulados la cadena rajándolo, como lo han hecho en relación a los salarios que perciben los concursantes anónimos.

Anuncios
Anuncios

No obstante, lo que mucha gente no sabe es que, a pesar de lo que pudiera parecer, en Supervivientes sí que existe un contacto minimo con el exterior. Este tiene que ver con las personas de confianza de la dirección y de la productora a las que se pueden dirigir los robinsones para indicarles si alguien no se encuentra bien, si pueden o no pueden ir allí o allá o si alguna de las cosas que tienen pensada están permitidas o no por el reglamento del programa.Un personal que está destinado especialmente para ello y que no incluye a cámaras, operarios o redactores al uso, con quien los supervivientes no pueden mantener contacto y, en el caso de intentarlo, no obtendrán respuesta, salvo que algún trabajador decida saltarse las normas como ocurrió en las primeras ediciones y los traspasos de comida, siendo algunos de los 'subcontratados' locales los que en su momento decidieron infringir su contrato.

Anuncios

Otra cosa que no sabe la mayoría de la audiencia es que todo lo que comen los supervivientes no es lo que consiguen pescando o cazando, ya que existen unas raciones mínimas de comida diaria que la organización les provee con la intención de que estos se mantengan sanos y sin carencias, incluyendo todo tipo de complejos vitamínicos que les permiten poder hacer las pruebas físicas y mantener un mínimo de alimentación sana.Por último, también hay que recordar que, aunque no es habitual, en ocasiones estos se cruzan con algunos locales que están por la zona con quienes cruzan unas mínimas palabras antes de informarles que están en una grabación. Vamos, convivencia en vivo, pero como la vida misma, es lo que tiene que el plató sea una isla.