Después de ver cómo han abandonado hasta tres de sus compañeros, dos por prescripción médica y otra por decisión propia, un cuarto concursante de #Supervivientes 2017 ha tratado de aprovechar el hueco de la puerta que estos han dejado para seguir su camino y volver a España lo antes posible, después de haberse percatado que aquello no es lo que esperaba.

Tras sufrir una supuesta caída durante la última prueba, y tras pasar muchas horas en la arena, indicando a sus compañeros que no se podía levantar, era movido por los médicos para realizarle unas pruebas médicas con toda la intención de no volver a la isla, salvo para hacer la maleta de vuelta.

Anuncios
Anuncios

Lo hacía contando a la dirección del programa que no podía continuar ni un segundo más en la Palapa como consecuencia de unos fortísimos dolores en la espalda, lo que rápidamente le ponían en contacto con el saturado de trabajo equipo médico del programa desplazado a Honduras para someterlo a una serie de pruebas.

Unas pruebas que, tal y como Lara Álvarez confirmaba en directo en la conexión de los lunes por la noche, revelaban que el ex tronista de Mujeres y Hombres y Viceversa no padecía ninguna lesión, por lo que o bien se trataba de un problema de índole psicológico o, con los datos en la mano, Iván estaba mintiendo deliberadamente a la dirección del programa en busca de un abandono sin penalización.

Una opción, esta última, que es la compartida por la mayoría del equipo que está trabajando en 'Tierra de nadie' y que llevaba a la dirección del reality show a plantear a Iván que, si lo deseaba, podía abandonar el programa, pero dado que ninguna prueba demostraba que sufría una lesión de espalda como la que él había revelado, debería cargar con todas las consecuencias si decidía abandonar de motu proprio la aventura.

Anuncios

Iván no abandonará... por ahora

Ante semejante dilema, imaginarán, el que fuera pretendiente de Ruth y tronista de MYHYV, desencorvó su espalda, se reunió con sus compañeros y decidió seguir hacia adelante con su aventura, a pesar de que anímicamente este asegura estar al límite, igual que físicamente, lo que no le está dejando disfrutar para nada de la experiencia... ni hacer disfrutar a la audiencia, en consecuencia.

De momento, Iván seguirá concursando y Suso, amigo suyo, le ha querido mandar un mensaje de ánimo para que trate de reponerse y estar a tope... al menos hasta que caiga nominado y la audiencia lo eche. De lo contrario, si quiere irse, deberá pagar la indemnización.