Parece que Telecinco ha decidido que #Bigote Arrocet sea el encargado de llevar la batuta de Supervivientes 2017, metiéndose en todas las broncas, pescando y haciendo cabañas y fuego para no ser crucificado en los platós de la cadena. Algo a priori comprensible ya que es el concursante que más cobra.

Bigote no destaca por sus habilidades de supervivencia, de momento, ni por entrar en conflictos. Por eso Telecinco quiere pagar con él su propio enfado por haberlo contratado. Que Edmundo decida vivir a su manera el reality es respetable. Está sobreviviendo en el sentido estricto de la palabra, viviendo con escasos medios y en condiciones adversas.

Anuncios
Anuncios

Es evidente que cobra demasiado y que algunos tenían las espectativas muy altas. Al ver que se equivocaban deciden llamarlo 'fraude' entendidos en la materia como Jorge Javier Vázquez y Kiko Hernández. El fraude sería que Bigote se hubiera vendido como algo y luego en la isla hubiera demostrado lo contrario. Pero Telecinco ya sabía lo que compraba. En 2004 el humorista estuvo en el escaparate y pudo ser observado perfectamente, teniendo una actitud muy similar a la actual.

En La selva de los Famosos siempre huyó de las discusiones, escapó de los problemas, fue criticado por no ir a pescar, no buscar comida en la selva, no haber cogido el cayuco, no haber limpiado, no haber hecho de comer, no luchar en los juegos de inmunidad y estar desaparecido y aislado tomando el sol. Él se defendió diciendo que cortaba leña y trabajaba por la noche, por lo que dormía de día.

Anuncios

También argumentó que prefería trabajar un poco y descansar "porque si no quemas calorías y te da más hambre".

Sorprendentemente en aquel entonces Leticia Sabater mostró adoración hacia Edmundo y, ya en plató tras ser expulsado, le dio abrazos y besos. Actitud que contrasta con la postura que ha adoptado ahora, poniéndolo verde en el Deluxe sin argumentar realmente y yendo a por él desde el inicio del concurso, ya que le criticó incluso cuando tuvo que escogerlo para formar parte de su equipo. Ahí empieza el problema. La posición de Bigote ha cambiado desde 2004 y es lógico que él no se encuentre cómodo con algunas de sus compañeras.

Janet Capdevila se ha sumado al critiqueo fácil. Este domingo pudimos verla junto a Leticia yendo a por él y José Luis por poner la lona sobre una de las camas para, en caso de lluvia, colocar allí los tres colchones que tienen y que no se mojen. José Luis se defendió diciendo que "en ningún momento he dicho que sea para mí" pero, harto de críticas, decidió deshacer su invento y tirar la lona abajo, avisando repetidamente de que se apartaran si no querían que les cayeran los palos que la sujetaban en el techo.

Anuncios

Janet no tuvo suficiente con eso y le acusó de no haber avisado, criticándole luego y llamándole mamporrero de Bigote.

Lo único que ha hecho el finalista de MasterChef 4 es ofrecerse a ayudar porque depende del novio de María Teresa Campos que coman todos, algo que no han hecho ellas, que prefieren criticar sumergidas en el agua. El propio programa apoya la teoría de que Bigote es el Dios de José Luis a través de algunos de los colaboradores y de los comentarios de la presentadora, Sandra Barneda. Es decir, le aplican un castigo injusto por ser preguntado por Jorge, dar su opinión de forma sincera y pensar de forma libre, crean una dependencia hacia él de todo el grupo y condenan a quién se ofrece a ayudarle para asegurarse de que efectivamente coman.

El objetivo es desestabilizar a Bigote, ponerlo contra las cuerdas y sacar lo peor de él. Legítimo. La trampa es que luego dediquen el debate a mostrar imágenes que lo dejan en evidencia por no estar consiguiendo alimentar a sus compañeros, hasta que una vez acabado todo el chaparrón de críticas añaden que ha pescado dos veces.

Si ya sabían lo que compraban, porque tontos no son, ¿con qué intención lo han comprado? Si el FC Barcelona ficha a Pablo Iglesias de delantero centro, ¿la culpa es del Barça o de Pablo por aceptar la oferta?. Parece que Bigote solo sea el arma más rentable con la que seguir dándole protagonismo negativo a las Campos. Hoy en día lo que vende es eso, todo lo que de alguna manera rompe la imagen idílica que María Teresa y sus hijas habían dado hasta hace un tiempo. Respecto a él, sabían lo que compraban, y parece que el único objetivo era utilizarlo como arma arrojadiza tras la negativa de Carmen Borrego y de Terelu de participar en Supervivientes 2017.

Ahora que Bigote ya ha sido utilizado, les ha servido como reclamo y la polémica está servida en España, Telecinco quiere dos cosas: provocar lo que sea necesario para sacar de él lo que él no quiere mostrar o que abadone o sea expulsado, dejar de tener que gastar 20.000 euros semanales y continuar aquí el culebrón que él se está negando a ofrecer allí. Una perfecta manera de cerrar el Año Campos. #Edmundo Arrocet #Supervivientes