Tristísimo desenlace el que pudimos vivir hace unas horas en #Supervivientes con el que es el tercer abandono del concurso y que supone la pérdida de un nuevo 'robinson' en el cada vez más mermado reality show de Telecinco.

En esta ocasión la que ha confirmado al programa que no está en condiciones psicológicas como para seguir formando parte del formato de tele realidad de Mediaset España, y hacer por tanto como si nada tremendamente le estuviera sucediendo, ha sido la integrante de 'Las Mellis', Bibi.

Un abandono que, como en el caso de Eliad Cohen, ha vuelto a estar marcado por su situación médica, dado que esta, en las pruebas de acceso al programa, era detectada con una doble presencia quística en sus pechos, los cuáles podían ser extirpados y analizados antes de partir a Honduras, durante su estancia en el Caribe, o a su retorno, después de que el resultado de una primera biopsia no pudiera determinar la bondad o maldad de los bultos.

Anuncios
Anuncios

Después de decidir entrar a concursar con esta situación médica tan delicada sin extirparse, y a falta de conocer los resultados finales que conocería el pasado viernes y que alertaban de alarmantes faltas de conclusiones determinantes que le obligaban a tomar el camino de seguir con las pruebas o extirpárselos, esta decidía ser intervenida en secreto del doble quiste de su mama izquierda.

Algo que suponía su salida del concurso durante tres días que terminaban ayer, ya con el alta médica, y de vuelta a la Palapa, cuando confesaba a su hermana en directo, al resto de sus compañeros y a la audiencia que no se encontraba en una situación anímica suficiente como para poder seguir en la televisión.

Tercer abandono, segundo por motivos médicos en SV 2017

Un varapalo fortísimo para la isla, pero sobre todo para su hermana Raquel, quien no podía aguantar la emoción, echándose a llorar y esbozando un contundente "no puedo más" que advertía de lo que podría ser un doble abandono que, a la postre, la propia Bibi evitaba comentándole a Raquel que debía ser fuerte y seguir concursando por las dos, a lo que esta no tenía más remedio que acabar haciendo caso.

Anuncios

Aún así, finalmente, esta le pedía a España que hiciera su trabajo y, aprovechando las nominaciones, aprovecharan para mandarla a casa para estar cerca de su hermana y el resto de su familia durante unos momentos tan delicados como los que todos están afrontando después del descubrimiento de ese doble quiste en las mamas de Bibi que, ojalá, acabe resultando un susto sin mayores consecuencias. Ánimo a toda la familia.