Hay quien piensa que el personaje de #Belén Esteban está tan amortizado como desgastado tras el paso de los años en lo más alto del foco mediático y después de haber vendido casi todos los pasajes de su vida, incluyendo los últimos que le tienen enfrentada judicialmente al que fuera su representante, Toño Sanchís.

Un lío, este, que sumado a la nueva guerra abierta contra el padre de su hija, Jesulín de Ubrique, tras su presunta negativa a correr con los gastos que se derivarán de los estudios de Andrea Janeiro en el extranjero, ha servido para poner a prueba su relación con varios miembros de la cadena de Fuencarral, para desgracia de la de San Blas.

Anuncios
Anuncios

En este sentido, la primera que le dio en la frente a la madre de Andreíta, a principio de la presente temporada, fue Ana Rosa, quien con más fuerza que la Esteban en Mediaset, desoía las voces críticas y decidía incorporar a su mesa de corazón al enemigo número uno de Belén, provocando un malestar en el entorno de esta que, hasta entonces, creía nadie podría soplarla en "su casa". En este mismo programa, Alessandro Lequio se ha erigido como el látigo de la de San Blas.

Además de Ana Rosa, en la cadena de radio de la matriz de Telecinco, es decir, Radioset, también cuentan con Toño Sanchís como colaborador, en lo que supone un segundo foco dentro del holding audiovisual donde no se impone ni la voz ni el argumentario de Belén, donde esta sólo ha acudido en una ocasión y que también le estaría hacer perdiendo apoyos en la calle, según algunos de sus acólitos.

Anuncios

Belén Esteban también pierde apoyos en Sálvame

Lejos de quedar ahí, la pérdida de apoyos de la Princesa del Pueblo también se está produciendo en su propio terreno de juego. Es decir, en #Sálvame, donde cada vez se están poniendo las cosas más tensas con una presentadora del programa como lo es la gaditana Paz Padilla, con quien sus encontronazos en directo han empezado a ir a más, demostrando la andaluza que Belén dista mucho de ser la "intocable" que fue hace tiempo.

Algo que lo demuestra que hasta uno de los colaboradores no fijos del programa, como es el caso de Jesús Manuel, haya decidido, aun confesando: "tengo miedo para expresarme en determinados temas", seguir llevando la contra a la rubia en el espacio en el que hace las veces de colaboradora estrella.

En esa misma línea, Laura Fa, que aterrizó acongojada por lo que podría suponer contar cosas que no le gustarían nada a Belén en su cortijo, no tardó en ver la situación de debilidad de esta en la cadena para "rajar" de la relación de su hija con un joven en Birmingham que la ha convertido en una nueva proscrita para la Esteban.

La voz otorgada en Telecinco a través de distintos formatos a personas como Olvido Hormigos o Rosa Benito, con quienes no se lleva para nada bien en estos momentos, corroboran que en esta cadena hay vía libre para atizar a su colaboradora estrella. Belén se está quedando sola.