#Belén Esteban está muy dolida con el padre de su hija. Más allá de los más y los menos que ella y el ya retirado torero han podido tener, o incluso sigan manteniendo, lo cierto es que la Princesa del Pueblo no esperaba que, una vez llegada la mayoría de edad de Andreíta, a punto de cumplirse, el padre de la todavía menor de edad se comportara como estaría haciendo.

Una relación, la de la colaboradora estrella de Telecinco con Jesulín de Ubrique, que volvió a romperse a raíz de la respuesta del que fuera matador de toros en forma de negativa a participar en los gastos que acarreará que Andrea Janeiro vaya a cursar sus estudios en una prestigiosa universidad del extranjero, además de los gastos que se derivarán de su salida de casa a partir del próximo mes de septiembre.

Anuncios
Anuncios

Al menos eso es lo que esta deslizó al principio y acabó por confirmar después, habiendo apuntillado al padre de su hija en directo en #Sálvame en las últimas horas indicando que, aunque este quiera ahora participar en los estudios de Andrea, es demasiado tarde, dado que "ya está aquí su madre que se los pagará".

Unas acusaciones a las que el marido de María José Campanario no ha querido responder, al menos no públicamente, y que han vuelto a instaurar una calma tensa entre ambos que en varios medios de comunicación ha sido calificada ya como la última 'guerra abierta' entre la Esteban y Jesulín.

A este respecto, el último 'estocazo' que la de San Blas le ha metido a Jesús Janeiro lo colaba a modo de coletilla cuando indicaba que sería ella la que correría con todos los gastos universitarios y de emancipación de su hija, agregando a su discurso que "a ver si para su cumpleaños la llamas para hablar con ella", revelando que la relación entre su hija y su ex marido está rota y hace tiempo que no hablan para nada.

Anuncios

Una revelación muy dura que no deja en buen lugar al padre de Andreíta y pondría de manifiesto que el cruce dialéctico entre la ex pareja, así como el hecho de que el abogado de Jesús confirmara que la decisión de su hija de estudiar al extranjero es una decisión personal y que tomará mayor de edad no obligándole a nada, no pasa por su mejor momento.

Cabe recordar que el cumpleaños de Andreíta se producirá el próximo verano, cuando esta ya haya realizado la prueba de selectividad, realizado las peticiones a los centros universitarios con los que ya ha mantenido relación y cuando viaje para visitar los pisos de estudiantes en los que afrontará su nueva vida de mayor de edad... y por lo tanto de persona pública.