Nuevamente hemos tenido que aguantar un hashtag de Twitter que buscaba polémica y condenar a gente que no tenía nada que ver con alguien a cuyos autores declaraban la guerra ciberespacial.

Ayer se estrenó, con todos los honores, en Antena 3, la serie #La casa de papel”, con un atraco a gran escala planeado hasta el más mínimo detalle por un hombre al que todos llaman “El Profesor” y cuyo último miembro de su banda es una atracadora (Úrsula Corberó). Se emitió justo después del partido Real Madrid-Atlético Madrid de Champions y se llevó un 25 % de audiencia, aparte de cosechar muchas críticas elogiosas.

Pero tenemos que lamentar lo que decíamos al principio: dos días antes, aparecía en Twitter el hashtag #BoicotLaCasaDePapel, y ocurría por que alguien difundió que en su reparto está la actriz vasca Itziar Izuño, que hace de policía española, y es de ideas abertzales en su vida cotidiana.

Anuncios
Anuncios

Entonces, bajo este hashtag, se difundieron mensajes furibundos y fanáticos contra la actriz y la serie misma, de la misma virulencia que cuando la película “El guardián invisible”, que también sufrió ataques por otra actriz vasca, ya comentado aquí, que protagonizó un sketch de humor políticamente incorrecto sobre las costumbres españolas.

Contra “La casa de papel”, se cruzaban tuits contra ETA: “La actriz proETARRA fichada por A3MEDIA organizó el acto de bienvenida a su amigo de ETA Otegui al salir de prisión” o “Las víctimas [de ETA] que están enterradas bajo tierra, esas sí que no las pueden ver, nunca más ningún producto de Antena3”, entre muchos, la mayoría con fotos de ataúdes de policías asesinados por los terroristas llevados por sus compañeros y fotos de la actriz, diciendo que “Nunca más veré productos de Antena 3”.

La cosa llegó a tal delirio, que alguno proclamaba “Si tuvieran la misma decencia en condenar los atentados de ETA que los asesinatos de Franco, las cunetas estarían vacías”, como si su autor creyera que no había para tanto en los enterrados en cunetas de la Guerra Civil. Incluso hubo quien apuntó que la directora del cásting de la serie es hija de Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid… Como si ello tuviera algo que ver.

Anuncios

Al final, no ha funcionado dicho boicot, igual que los que crucificaban a Bernardo Bertolucci por lo que le hizo a Maria Schneider en “El último tango en Paris”, y el estreno de “La casa de papel” llegó, como hemos dicho, a un 25 % de audiencia.

Los tuits alegrándose por el fracaso del boicot apuntaban algo poco conocido: “Verás cuando los del hashtag #BoicotLaCasaDePapel descubran que la misma actriz hizo de víctima de ETA en Cuéntame. Les peta la cabeza”.

No obstante, los boicoteadores siguen en sus trece, y alguno dice que cree que la serie fracasará por sí misma, sin necesidad de boicots, por que es un “truño”.

Este cronista no ha visto el primer capítulo, no por boicots, sino por que no es el de atracos uno de mis géneros favoritos. Vi que tenía una excelente factura visual, con ese estilo seco y directo a lo Jacques Audiard en películas como “Un profeta”, pero como digo, es de algo que no me llega mucho. Le deseo suerte, pues aparte este infame boicot, hace que la ficción del país tenga más variedad de géneros.

Anuncios

Ahora, por ejemplo, en TV3 cada lunes, hay la segunda temporada de “Nit i dia”, que muchos comparan con los thrillers nórdicos. #Boicot en Twitter #Televisión