No hace mucho que Francisco Marhuenda, director de La Razón, estaba en el punto de mira de la justicia y de todos los medios de prensa, tras destaparse sus difamaciones tras el caso del Canal Isabel II, en el que todo indicaba que el periodista iba a salir muy mal parado. Pero en un desenlace indignante y no tan sorpresivo para el mundo, Marhuenda ha vuelto a quedar al margen de esta trama de corrupción y con ello salió a limpiar su imagen en Espejo Público, el espacio conducido por #susana griso en Antena 3.

A Susana la hemos conocido desde siempre por tener un estilo aguerrido y transparente ante los temas de actualidad, pero esta vez desconcertó a los espectadores en una entrevista que prometía ser polémica e interesante, y al final se quedó en un muy mal intento de excusa para con el ex político.

Anuncios
Anuncios

La plática dio inicio con Marhuenda, queriendo explicar los motivos detrás del escándalo que se destapó con sus grabaciones y por qué lo habían desimputado del caso. A sus palabras le siguieron los argumentos de Griso, que más que denotar un afán auténtico de investigación, mostraron un apoyo evidente a su colega, sin preguntarle siquiera por las zonas más oscuras del caso Isabel II. Ya ni se diga de preguntarle por sus intenciones con Cristina Cifuentes, que ha sido la mayor afectada en esta situación.

Y las redes sociales coinciden con ello

No bien hubo terminado la entrevista, los usuarios de Twitter comenzaron a arremeter en contra de Griso, recriminándole por su falta de valor en "Espejo Público".

Los tweets más despiadados, cuestionaban el no haberse puesto del lado de Cifuentes, tras los reiterados insultos recibidos por parte de Marhuenda y compañía; a pesar de no habérselos dicho cara a cara.

Anuncios

"Marhuenda insulta a una mujer y la Griso no dice ni mu", escribía un usuario de la plataforma. Otros optaron por hacer parodia de la entrevista con memes y comentarios irónicos, que resaltaban el evidente solapamiento de Griso y hasta le aconsejaban dejar las entrevistas.

Periodismodeamiguetes, fue uno de los hashtags más recurridos tras este incidente. Al fin y al cabo, tal vez lo ocurrido no sea para sorprenderse demasiado. Cabe recordar que ambos periodistas son recurrentes colaboradores de Atresmedia, con apariciones varias en Antena 3 y La Sexta. Así como ocurre con los políticos, resulta que no todos los periodistas son el mejor ejemplo imbatible de la incorrupción.