El piloto finlandés de Fórmula 1, Kimi Raikkonen, está de enhorabuena. El pasado martes ha vuelto a ser padre, en esta ocasión, de una niña.

Ya ha pasado mucho tiempo desde que Raikkonen salía de fiesta, era noticia por caerse de su yate en estado de embriaguez, o por sus faltas de tono.

Desde hace casi cuatro años comparte su vida con la modelo de fitness, Minttu Raikkonen, con la que se casó el pasado mes de agosto, en la Toscana, en una celebración por todo lo alto, de la que pudimos disfrutar en las redes sociales de la joven, que se ha convertido en una influencer. Y, a su lado, ha sentado la cabeza y hasta ha cambiado su manera de ver la vida.

Anuncios
Anuncios

Anteriormente, había estado casado con Jenny Dahlman, que fue Miss Turku, con la que compartió once años de matrimonio, no tuvieron hijos; pero, si, muchas crisis, infidelidades y problemas conyugales.

Aunque este fin de semana, durante el Gran Premio de España, el resultado no fue el esperado (no logró puntuar, ya que, su coche se salió durante la primera vuelta), al piloto se le vió tranquilo y feliz, tanto, que decidió ver la carrera con un seguidor de tan sólo seis años.

Quizás, el piloto estaba feliz, por la llegada inminente de su hija, Rianna Angelia Milana Raikkonen. Ya, el pasado 2015, fue padre por primera vez, de un niño, Robin Ace Raikkonen, que se ha convertido en el mejor compañero de viaje del piloto.

Todos los periodistas señalan el cambio de forma de ser del piloto finlandés: se ha vuelto mucho más sociable con la prensa, mucho más cercano con sus seguidores y, ahora, ya no viaja rodeado de sus amigos de fiesta.

Anuncios

Ahora, viaja a todas partes junto a su mujer y su hijo, que se han convertido en una presencia habitual en el paddock y en boxes. Lejos quedan aquellos tiempos en los que Raikkonen era conocido como Iceman, por su frialdad de trato, y era el protagonista de escándalos vinculados con el alcohol y las fiestas.

El último campeón del mundo con Ferrari ha logrado crear su propia familia y, también, se nota en el trabajo, ya que, parece mucho más centrado

Kimi Raikkonen, junto a Fernando Alonso, forma parte de los "viejos pilotos" que siguen en activo -ambos rondan los cuarenta años de edad y llevan más de quince años formando parte del circo de la Fórmula 1-. Por el momento, Kimi está centrado en hacer el mejor papel posible en la escudería italiana y en cuidar a su familia. Tan sólo ha necesitado dos años, para tener la parejita: un niño que es idéntico a él y una niña. #Fórmula1 #Finlandia #KimiRaikkonen