¡Se acabó la espera! Después de un mes esperando este momento, ha llegado el momento de que la ganadora de GH VIP 5, #Alyson Eckmann, y el que fuera su chico durante el intercambio entre #Gran Hermano España y Big Brother Brasil, Antonio Rafaski, vuelvan a disfrutar el uno del otro.

Tras la finalización de ambos reality shows a ambos lados del Océano Atlántico, y las posteriores apariciones públicas y puestas al día de las vidas de los dos protagonistas tras dos meses sin poder 'hacer nada' más allá de la dura tarea de convivir en una casa, por fin ambos han podido disponer de tiempo libre para verse las caras, más allá de Skype, medio que nos consta habían estado usando hasta ahora para no perder el contacto.

Anuncios
Anuncios

Algo que ayuda y atenúa la 'morriña' en el amor, pero que no es comparable a verse, tocarse, besarse y disfrutarse en persona como la estadounidense y el brasileño están a punto de hacer en cuestión de muy pocos días, tal y como ambos han revelado a sus seres más queridos y a sus fans a través de las redes sociales.

Un encuentro que, como sucediera cuando el carioca acudiera a Guadalix de la Sierra durante esos diez días de amor y lujuria con la que a la postre resultaría la ganadora de los 200.000 euros, será de nuevo en Madrid, lugar en el que tiene previsto aterrizar en cuestión de unas horas el bueno de Antonio para recuperar el tiempo perdido durante todos estos días del uno sin el otro.

Tal y como hemos podido averiguar, la idea de ambos es la de que el sudamericano se quede durante alrededor de una semana en el piso que Aly tiene en la capital de España aprovechando este tiempo para conocer Madrid, al entorno de la presentadora y, por supuesto, estar el máximo tiempo posible juntos, a golpe de besos, caricias, y todo tipo de ejercicio físico en horizontal que se pueda practicar sobre el colchón, fruto de la pasión que siente el uno por el otro.

Anuncios

En este último capítulo, cabe recordar que durante su última aparición mediática, Alyson comentaba que le sorprendió enormemente el tamaño del aparato reproductor de su Antonio, el que trató de expresar ante los colaboradores de Sábado Deluxe con las manos superaba los veinte cintímetros de longitud en estado de erección, para sorpresa de propios y extraños, y que tanto gozo parece le produjo a la rubia americana.

Algo que pronto volverá a tener bien cerca en lo que, quién sabe, puede ser el inicio de una relación sentimental estable para ambos. Ojalá sea así.