Anoche, durante la gala de #Supervivientes 2017, el centro de la mayor parte tiempo de la gala fue el abandono -o no- del programa por parte de Alba Carrillo y su madre. Pero, hubo otro momento clave: el modelo israelí puso en riesgo su vida, para poder ganar la prueba de #apnea, ser líder y no salir nominado.

Para conseguir este privilegio, el israelí puso por delante, incluso, su propia vida. Nadie se había dado cuenta hasta que, al salir del agua, sufrió un pequeño desmayo, empezó a echar flemas y perdió el conocimiento. El israelí puso en riesgo su salud, al enfrentarse con Janet Capdevila (que se está mostrando como una gran superviviente).

Anuncios
Anuncios

Para vengarse, el israelí decidió nominar a Janet, de manera directa.

Ambos aguantaron más de dos minutos bajo el agua, en el polémico reto de la apnea, que ya se ha convertido en una constante en las últimas ediciones de Supervivientes. Fueron sus propios compañeros los que le ayudaron y evitaron que volviera a sumergirse en el agua, ya que estaba completamente inconsciente... Jorge Javier Vázquez le llamó la atención, por poner en riesgo su propia vida y Eliad le contestó: "Cuando me voy al agua, no salgo hasta que gane".

Jorge Javier recordó a los concursantes, desde el plató de Madrid, que nunca deben anteponer su salud al juego, ya que es eso, sólo un juego. Eliad parece que se está convirtiendo en un experto en la prueba de la apnea, aunque sea a base de poner en peligro su propia vida.

Anuncios

La prueba de apnea es una de las más populares en el programa, ya que, pone en juego la capacidad de los concursantes a la hora de estar bajo el agua, aguantando la respiración y soportando la presión que eso implica. Sin duda, Eliad y Janet son los concursantes opuestos a Bigote Arrocet (y, eso que este está cobrando mucho más que ellos) que se quejó de que el programa es muy fácil (quizás, porque él no hace absolutamente nada). Lo dan todo y se arriesgan al máximo, para demostrar que son los mejores supervivientes.

En la edición anterior, sucedió algo parecido con Carla Barber, ex-miss España, que llegó a salir temblando, tras aguantar casi cuatro minutos bajo el agua. Todo el mundo reconoció que era uno de los concursantes, con mayor fuerza mental del programa. Quizás, la semana que viene apuesten por otra prueba polémica y peligrosa: la del fuego.

¿Crees que compensa poner en riesgo la vida, por un programa de televisión? ¿Quién piensas que es el mejor superviviente, de esta edición? #AlbaCarrillo