Roso de Luna, intelectual extremeño y padre de la Teosofía en España, dio a conocer una leyenda muy poco conocida entre los madrileños y que, sin embargo, tenía que ver con uno de los acontecimientos que ha marcado para siempre el sentir de la Comunidad de #Madrid: el 2 de mayo de 1808.

La historia, con bastantes rasgos de tradición popular, se sitúa en el momento de la insurrección del 2 de mayo de 1808 que sucedió en tierras madrileñas y que supuso el inicio de la Guerra de la Independencia contra las tropas francesas del poderoso Napoleón.

En este contexto, apenas Andrés Torrejón -alcalde de Móstoles- había reclamado el levantamiento de los españoles para acabar con el yugo opresor francés por sus tropelías en Madrid, cuando un misterioso correo que nunca se supo quién lo envió fue a caballo camino a Extremadura.

Muchos pueblos enclavados en el trayecto de aquel enigmático mensajero aseguraron que éste fue relatando la noticia del levantamiento de los madrileños contra los franceses.

Anuncios
Anuncios

Se dice que cruzó Casas de Miravete (provincia de Cáceres) en un tiempo récord que sobrepasaba lo natural para un caballo.

Este misterioso mensajero que salió de Móstoles y que difundió por toda España la revuelta popular del 2 de mayo contra Napoleón, provocó que el país ocupado iniciara la Guerra de la Independencia mucho antes de lo que se hubiera imaginado. Juan García Atienza en Leyendas históricas de España y América asegura que la figura del "mensajero de Móstoles" es un intento de explicar el motivo por el cual se extendió tan rápido por España la noticia del levantamiento de los madrileños. La incomprensión ante tal espectacular difusión, hizo que el pueblo creara una intervención sobrenatural. Asegura que existen más hechos similares durante la Guerra de la Independencia, ya que los propios españoles no podían comprender cómo el fortísimo ejército napoleónica podía sucumbir ante unos pocos hombres con armas rudimentarias y escondidos entre matorrales en la conocida como "guerra de guerrillas".

Anuncios

Esa incomprensión se tradujo en adjudicaciones insólitas donde no falta la imaginación. Con el paso del tiempo, las leyendas se asentaron y pasaron a la Historia como narraciones reales y fidedignas. Así, en la Historia de España encontraríamos muchos acontecimientos tildados de reales, cuando solo tienen una base histórica con una gran dosis de fantasía incorporada por un pueblo incapaz de comprender una realidad. #Televisión #Historias