Parece que #Marco Ferri ha aterrizado en España para quedarse. Al menos ese es su objetivo. Tras casi tres meses de encierro en Gran Hermano VIP 5, dónde ha llegado a conseguir que su novia, Aylén Milla, acabe siendo también concursante, y tras su breve etapa anterior como colaborador del Debate de #Gran Hermano 17, el italiano suena como posible concursante de Supervivientes 2017. Sin embargo, parece muy improbable que vaya a Honduras, aunque sí que parece mucho más posible que alguna de sus ex, como la modelo brasileña Michelle Carvalho, acabe haciéndolo, dándole continuidad así al culebrón empezado en Guadalix.

Sin embargo el italiano aún sigue contando con fama en Chile, el país donde se inició en la televisión.

Anuncios
Anuncios

Tras su noviazgo con Michelle, que era famosa allí, Marco llamó la atención de los productores de Amor a prueba. En el que fue su primer reality conquistó a Aylén Milla. Más tarde, tras presuntamente haber roto con ella, entró con la española Gala Caldirola, ex de Mujeres y hombres y viceversa, en ¿Volverías con tu ex?, dónde acabó reconciliándose con la argentina.

Parece difícil, al menos de momento, que el exfutbolista entre de nuevo en algún programa chileno. Sin embargo, antes de participar en GH VIP 5, concursó en un reality del país sudamericano que no había sido emitido hasta ahora. Este 8 de abril la tercera cadena más importante de Chile, Chilevision, emitió el octavo episodio de la segunda temporada de #La Divina Comida, un concurso en el que en cada entrega cuatro famosos luchan durante una semana por ser el mejor anfitrión. Un formato casi idéntico a Ven a cenar conmigo, programa de Zeppelin que emitió Antena 3 de 2008 a 2010.

Anuncios

La única diferencia es que en éste competían anónimos. De hecho Marco ya le explicó a Alyson Eckmann en Guadalix que había participado en un programa de cocina en Chile y que había ganado. Y es que durante su etapa en GH VIP el italiano ha demostrado que se le da bien la cocina.

Marco compitió contra las colaboradoras de televisión Marcela Vacarezza y Bárbara Rebolledo y contra el periodista César Campos. Durante el programa mostró su faceta de galán con sus rivales y habló también de Aylén Milla. Admitió que no desconfía de ella y que es la primera pareja que tiene en su vida en la que tiene una alta confianza. También habló de su padre, el exfutbolista Riccardo Ferri, de quien dijo que tiene valores muy fuertes que ha intentado desesperadamente transmitirle hasta lograrlo. De su madre, Viviana, dijo que es la mujer más importante de su vida, ya que creció con ella y no le faltó nunca su cariño, por lo que le estará agradecido toda su vida. Luego habló de Stefania, su hermana, acogida con 3 años cuando él tenía 13.

Anuncios

Según dijo, la siente como si fuera su hermana de sangre y explicó que cuando cumplió 18 su madre la adoptó. "Ahora es oficialmente mi hermana", sentenció. Además, tanto ella como Vivi seguían su paso por los realities y aprendieron castellano viéndolo por televisión.

Marco admitió durante el programa que se avergonzó de cosas que ha hecho en la televisión en sus anteriores dos realities emitidos por Mega, como una cita que tuvo que hacer desnudo solo tapado con un calcetín en sus genitales. Más tarde abrió las puertas de su apartamento y pudimos ver a su famoso gato, Poli, del que Aylén y él hablaron durante su estancia en Guadalix. Mostró las habitaciones de su piso, su guitarra, que toca para relajarse, algunas fotografías artísticas y sus infinitos zapatos y zapatillas, ya que tiene más de 150 pares.

El italiano preparó como entrante pasta a la Carbonara di Ferri y explicó que su madre le enseñó a cocinar. Como plato principal hizo Cotoletta Mamma Mia, es decir ternera rebozada acompañada de ensalada, y como postre Crostata di cuore, una tarta con Nutella. Aylén apareció para ayudarle y Marco dijo que la obliga a cocinar aunque prefiere hacerlo él si tiene tiempo. Incluso en ese breve rato que aparecieron juntos pudo verse tensión entre ellos, recordando a algunas escenas de GH VIP.

Ya en la cena, el italiano se ganó el cariño de sus invitadas regalándoles una rosa blanca. Sus platos sorprendieron a sus contrincantes, que no dudaron en felicitarle. Aylén apareció de nuevo a mitad de la noche y bromeó con el periodista César Campos sobre enviar un correo a su programa, que se basa en desenmascarar a personas infieles. Al acabar, Marco fue el mejor valorado de los cuatro, consiguiendo 19 puntos y se mostró feliz de poder haber ganado al fin un reality tras quedar segundo en Amor a prueba junto a su novia y a las puertas de la semifinal en ¿Volverías con tu ex?, como le ha sucedido en GH VIP, dónde fue el último expulsado antes de que el programa encarara la recta final.