Elettra Lamborghini acudió este lunes a #Sálvame y a la media hora de programa pudimos verla discutiendo con diferentes trabajadores mientras esperaba para entrar en plató. El motivo fue que habían invitado a un tasador para valorar los diamantes que luce la italiana y comprobar si es verdad que lleva 160.000 euros en su cuerpo.

Elettra amenazó con irse afirmando que no le estaba gustando nada lo que estaban haciendo. Nadie había avisado a la cuarta clasificada de GHVIP5 que ése era el objetivo de su visita. Paz Padilla empezó a insinuar que su enfado podría ser porque sus diamantes no son auténticos.

Paz y Kiko Matamoros acudieron al set dónde estaba Elettra y la italiana preguntó si estaba allí para hablar de #Gran Hermano o de su familia.

Anuncios
Anuncios

Se quejó de que la entrevista era diferente a la que le habían propuesto y que había trampa en todo lo que estaba sucediendo. Insistió en que no tiene nada que esconder pero no quiere que la gente la vea como la típica niña forrada de dinero “porque no es lo que soy”. Elettra recordó que entró en GH para mostrar cómo es ella y que no quería que dieran esa imagen insulsa, vacía y frívola.

La presentadora insistió en saber por qué se negaba a que tasaran sus diamantes y Elettra afirmó que en Italia ya había hecho esa misma prueba y quedó perfectamente comprobado.Además se quejó de por qué le estaban haciendo eso y amenazó con irse a su casa porque “esta trampa no me gusta nada”. Paz echó más leña al fuego diciendo que “ahora va a parecer que son falsos, que se quitan y se ponen con Loctite” y afirmó que no entendía por qué dijo no querer dar una imagen frívola si lleva 160.000 euros encima, acusándola de que eso no concuerda con la imagen que quiere dar.

Anuncios

María Patiño quiso tranquilizarla pero Elettra siguió diciendo que estaba decepcionada totalmente, mientras Gemma López y Lydia Lozano le dijeron que si había hecho partícipe a la audiencia de sus diamantes ahora no pasaba nada si lo explicaba. Mientras, en los rótulos, Sálvame siguió insinuando que su enfado se debía que temía que descubrieran que los diamantes son falsos.

Paz Padilla volvió a demostrar su humor ácido afirmando que Elettra se iba a marear otra vez, institendo en que “se va a marear… Ya lo estoy viendo […] Volvemos a plató y dejamos a la niña triste” para llamarla después niña pobre a lo que ella contestó que la situación parecía una broma. Lydia Lozano afirmó que sus diamantes son falsos y La Patiño le dijo que era una niña consentida, mientras Mila Ximénez ironizó también sobre su posible mareo.

Ya en plató, la presentadora recordó que la italiana tenía un contrato con Sálvame aunque claro se quita un diamante y rompe el contrato. Prosiguió diciendo que si no quieres dar una imagen frívola, quítatelos.

Anuncios

Kiko Matamoros trató de tranquilizarla a solas y logró convencerla para que participara en el programa, dónde más tarde opinó de la final de GHVIP5 y de su relación con Alyson Eckmann y Daniela Blume.

Sorprende que Sálvame invitara a Elettra para hablar de Gran Hermano VIP, como le dijeron en las conversaciones previas, y le organizaran algo que, más allá de si le puede resultar divertido al espectador o no, es superficial y de mal gusto. Montar una tasación improvisada es tan lamentable como organizarle a un invitado que lleva a su bebé recién nacido una prueba de ADN en directo sin avisarle antes.

El hecho de que ella luzca unos diamantes no da derecho al resto a cuestionarla continuamente por ello, vulnerando su dignidad e intimidad con afirmaciones despectivas si ella se niega a entrar en el juego o no lo había pactado. Porque someterla a una tasación de diamantes ya conlleva el hecho de cuestionar si son verdaderos o no, acusándola implícitamente.

Pero el remate final es que ella decidió no participar en algo que no había acordado con el programa y los colaboradores empezaron a dedicarle improperios considerándola “niña triste” o “niña consentida” y juzgándola por ello mientras la presionaban. Visto lo visto, parece que participar en GH VIP este año conlleva aceptar ser pisoteado en el momento menos esperado por toda la maquinaria de Mediaset repartida por sus diferentes cadenas de televisión y radio y que puedan llegar a reírse del estado de salud de una persona.

En las redes la reacción a tal espectáculo no se hizo esperar. La mayoría de la audiencia del programa se posicionó a favor de la italiana, considerando que no era necesario tasar sus diamantes y quejándose del tratamiento que recibió. Además, también creen que Elettra no merecía las palabras de desprecio de la presentadora y de la mayoría de colaboradores. Eso provocó que el hashtag #oléttra, con el que Sálvame invitó a los espectadores a comentar lo sucedido, fuera trending topic durante buena parte de la tarde y noche del lunes.