Al final va a ser cierto eso de que a algunas chicas les atraen los chicos malos, que les dan mala vida, y que rehuyen de los buenos chicos que les demuestran amor eterno por todos los métodos.

Eso es lo que se desprende del hecho de que el pretendiente más parecido a Rafa Mora y Suso en sus 'peores' días, de máximo vacile y chulería, como es el caso de Iván, quien tiene la suerte de ser el único pretendiente que tiene la opción de alternas citas con las dos tronistas femeninas en estos momentos, Marta y Rym, siga adelante en el dating show.

Jugando con ambas, con un tira y afloja constante, dando y quitando, acercándose y retrocediendo, y sobre todo empleando unas tácticas de seducción de 'malote' que las tiene a las dos en pie de guerra por conseguir ser la que tenga a este pretendiente comiendo de su mano, Iván no ha descuidado para nada su labor de seductor más allá del plato de #MYHYV.

Anuncios
Anuncios

Así lo ha venido a demostrar una confidencia en la que han visto la luz una serie de mensajes de WhatsApp en los que el pretendiente por partida doble demuestra estar jugando con las dos tronistas al no tener el más mínimo interés en tener nada serio con ellas, y que desliza estaría únicamente por la fama o el dinero en Mujeres y Hombres y Viceversa.

Según los mensajes que ya están dando las vueltas en las redes sociales, este saldría flirteando con una explosiva joven que no habría dudado en preguntarle si va al dating show de Telecinco a encontrar el amor contestando con una "jajaja" tras un "espero" que le quita toda la credibilidad del mundo a la desiderativa.

Pero la cosa no acaba aquí. La joven, ya que lo tiene al otro lado de la pantalla, no duda en seguir la conversación hasta que este le espeta un directo "qué buena que estás" y unas nuevas risas dejando claro que este no quiere perder la opción de encontrar el ¿amor? o lo que le proporcione una alegría al cuerpo fuera del programa.

Anuncios

Una actitud que habrá que ver cómo sienta a las dos tronistas que este está 'tratando de conquistar' cuando se enteren que, a las primeras de cambio, y sin conocer a la chica que está al otro lado del WhatsApp, este no tiene rubor alguno en 'dejarse querer' y en ligar, a pesar de que habría empezado a sentir algo por Rym o por Marta.

Sin duda, un ejemplo más de todos los muchos que acuden al programa que presenta Emma García a echar el rato, llenarse la cartera, y ver si les acaba cayendo algo de las citas. Lo del amor de verdad parece que se estila poco.